Desterialización hemorroidal transanal

La desarterialización hemorroidal transanal (THD) es un tratamiento eficaz para la enfermedad hemorroidal. La ligadura de las arterias hemorroidales (denominada “desarterialización”) puede proporcionar una reducción significativa del desbordamiento arterial hacia las almorranas hemorroidales. La plicatura de la mucosa/submucosa rectal redundante (llamada “mucopexia”) puede proporcionar una reposición del tejido prolapsado al sitio anatómico. En este artículo se ilustra la técnica quirúrgica y el tratamiento perioperatorio de los pacientes. Tras una evaluación clínica adecuada, los pacientes se someten a la DPT bajo anestesia general o espinal, en posición de litotomía o en decúbito prono.

En todos los pacientes, se realiza una desarterialización distal guiada por Doppler, que proporciona la ligadura selectiva de las arterias hemorroidales identificadas por Doppler. En las pacientes con prolapso hemorroidal/muco-hemorroidal, la mucopexia se realiza con una sutura continua que incluye la mucosa y submucosa redundante y prolapsante.

La descripción del procedimiento quirúrgico se complementa con un vídeo adjunto (véase el material suplementario). En el seguimiento a largo plazo, hay una resolución de los síntomas en la gran mayoría de los pacientes. La complicación más frecuente es el tenesmo transitorio, que a veces puede provocar molestias o dolor rectal. La hemorragia rectal se produce en un número muy limitado de pacientes. No deben producirse ni incontinencia fecal ni dolor crónico. Los parámetros de la fisiología anorrectal no deben alterarse y los esfínteres anales no deben lesionarse al seguir este procedimiento. Cuando se realiza con precisión y para las indicaciones correctas, la THD es un procedimiento seguro y uno de los tratamientos más eficaces para la enfermedad hemorroidal.

Tratamiento con THD para las hemorroides

Método de cirugía THD tratamiento para las hemorroides

La desarterialización hemorroidal transanal (THD) es un procedimiento quirúrgico mínimamente invasivo utilizado para tratar las hemorroides (almorranas). También puede denominarse ligadura de hemorroides, ligadura de la arteria hemorroidal o ligadura guiada por Doppler.

El procedimiento THD es un tratamiento quirúrgico innovador para las hemorroides, aprobado por el Instituto Nacional para la Excelencia Clínica (NICE) y diseñado para curar las hemorroides de una manera suave, centrándose en excelentes resultados a largo plazo.

La THD utiliza un doppler para localizar las ramas terminales de las arterias hemorroidales. Una vez localizada la arteria, el cirujano utiliza una sutura absorbible para ligar o “anudar” el flujo sanguíneo arterial. El “flujo de salida” venoso permanece para “reducir” el cojín. Esto se hace sin extirpar tejido. Si es necesario, el cirujano realizará una hemorroidopexia para reparar el prolapso. Una vez más, se realiza con sutura y sin escisión de tejido. Esta reparación restaura y “levanta” el tejido a su posición anatómica.

El procedimiento THD

La desarterialización hemorroidal transanal (THD) utiliza un anoscopio especialmente desarrollado combinado con un transductor Doppler para identificar las arterias hemorroidales (que se originan en la arteria rectal superior) 2-3 cm por encima de la línea pectínea. Una vez identificadas las arterias rectales superiores a través del Doppler, se realiza una ligadura de sutura para disminuir eficazmente el flujo sanguíneo al plexo hemorroidal. En caso de prolapso redundante, la membrana mucosa prolapsada se levanta y se sutura (con la última sutura a un mínimo de 5 mm por encima de la línea pectínea), reposicionando los cojines hemorroidales in situ. Esto es diferente de una hemorroidectomía tradicional, que se centra en la extirpación del haz hemorroidal. En este procedimiento no hay escisión de tejido. Como la línea de sutura está por encima de la línea pectínea, el dolor postoperatorio se reduce al mínimo para los pacientes. La THD puede realizarse con sedación consciente, anestesia local o general.

En el procedimiento de THD no se corta ni se elimina ningún tejido hemorroidal, lo que garantiza un nivel mínimo de invasión y estrés para los pacientes.

Durante el procedimiento THD, las arterias de alimentación de las hemorroides se localizan con precisión mediante una sonda de ultrasonidos Doppler, montada en un proctoscopio especialmente diseñado. A continuación se sutura cada una de estas arterias a través de una pequeña ventana operativa del mismo proctoscopio, lo que hace que esta técnica sea mínimamente invasiva.

El procedimiento se lleva a cabo en la zona por encima de la línea dentada, (una zona sin nervios sensoriales); el paciente no siente ningún punto durante ni después de la intervención. El procedimiento THD también puede reposicionar el tejido prolapsado, restaurando la anatomía y fisiología normales.

El procedimiento THD se diferencia de otras técnicas quirúrgicas en los siguientes aspectos:

  • Utiliza el mismo instrumento fino para localizar las arterias, suturarlas y aplicar, si es necesario, sutiles puntos de sutura a cualquier almorrana prolapsada (el instrumento siempre permanece en la misma posición mientras trabaja a través de la pequeña ventana, lo que hace que el procedimiento sea extremadamente suave)
  • No corta ni elimina ningún tejido hemorroidal, por lo que las complicaciones postoperatorias se reducen significativamente en comparación con la hemorroidectomía
  • Dado que las arterias que suministran sangre no sólo se atan con bandas elásticas (que pueden resbalar y causar hemorragias), sino que se suturan, el procedimiento THD se ha asociado con muchas menos complicaciones postoperatorias y mejores resultados a largo plazo
  • En la mayoría de los casos, los pacientes retoman sus actividades normales en un plazo de 24 a 48 horas
  • Después de la intervención, algunos pacientes pueden sentir una ligera molestia en la zona rectal que suele desaparecer en pocos días. Si se ha suturado algún prolapso, algunos pacientes pueden sentir una leve necesidad de defecar, que está relacionada con el prolapso reparado y que también desaparece gradualmente.

Cuidados postoperatorios

La THD no corta ni extirpa ningún tejido hemorroidal; por lo tanto, el dolor y las complicaciones postoperatorias se reducen significativamente, con un resultado positivo a largo plazo. En la mayoría de los casos, los pacientes se reincorporan a sus actividades normales en 24-48 horas. Tras la intervención, algunos pacientes pueden sentir una ligera molestia en la zona rectal que suele desaparecer en unos días.

Después de la intervención, se recomienda una dieta rica en fibra con abundantes líquidos (aproximadamente dos litros al día). Para la mayoría de los pacientes, las actividades normales pueden reanudarse por término medio a los dos o tres días del postoperatorio. Las zonas afectadas suelen recuperar su anatomía normal al cabo de dos o tres meses.

Los informes sobre este procedimiento mostraron bajas tasas de complicaciones y menor dolor postoperatorio. El sangrado postoperatorio y el estreñimiento se incluyen entre algunas de las complicaciones que surgen.

Riesgos de la cirugía de DTH

Como en cualquier procedimiento quirúrgico, existen riesgos potenciales. Los riesgos menores y temporales asociados a la THD son la hemorragia, la secreción mucosa y la retención urinaria.

Leave a Comment