Prolapso rectal

Rectal Prolapse: Causes, Symptoms, Treatment

Prolapso rectal se utiliza a menudo para referirse al prolapso rectal completo (prolapso rectal externo), en el que las paredes del recto se han prolapsado hasta un grado en el que sobresalen del ano y son visibles fuera del cuerpo. Sin embargo, la mayoría de los investigadores están de acuerdo en que hay entre 3 y 5 tipos diferentes de prolapso rectal, dependiendo de si la sección prolapsada es visible externamente, y de si el grosor de la pared rectal es total o parcial.

El prolapso rectal puede ocurrir sin ningún síntoma, pero dependiendo de la naturaleza del prolapso puede haber secreción mucosa (moco que sale del ano), sangrado rectal, grados de incontinencia fecal y síntomas de defecación obstruida.

El prolapso rectal suele ser más frecuente en las mujeres de edad avanzada, aunque puede ocurrir a cualquier edad y en ambos sexos. La mayoría de los casos de prolapso externo pueden tratarse con éxito, a menudo mediante una intervención quirúrgica. Los prolapsos internos son tradicionalmente más difíciles de tratar y la cirugía puede no ser adecuada para muchos pacientes.

En general, el prolapso rectal afecta a relativamente pocas personas (2,5 casos/100.000 personas). Esta afección afecta sobre todo a los adultos, y las mujeres mayores de 50 años tienen seis veces más probabilidades de desarrollar un prolapso rectal que los hombres. La mayoría de las mujeres con prolapso rectal tienen más de 60 años, mientras que los pocos hombres que desarrollan el prolapso son mucho más jóvenes, con una media de 40 años o menos.  En estos pacientes más jóvenes, hay una mayor tasa de autismo, retraso en el desarrollo y problemas psiquiátricos que requieren múltiples medicamentos.

Aunque no siempre es necesaria una operación, el tratamiento definitivo del prolapso rectal requiere cirugía.

Tipos de prolapso rectal

Existen tres tipos de prolapso rectal:

  • Prolapso parcial (también llamado prolapso de la mucosa). El revestimiento (membrana mucosa) del recto se desliza fuera de su sitio y suele sobresalir del ano. Esto puede ocurrir cuando se hace un esfuerzo para defecar. El prolapso parcial es más frecuente en los niños menores de 2 años.
  • Prolapso completo. Toda la pared del recto se sale de su sitio y suele sobresalir del ano. Al principio, esto puede ocurrir sólo durante la defecación. Con el tiempo, puede ocurrir al ponerse de pie o al caminar. Y en algunos casos, el tejido prolapsado puede permanecer fuera de su cuerpo todo el tiempo. Prolapso interno.
  • Prolapso interno (intususcepción). Una parte de la pared del intestino grueso (colon) o del recto puede deslizarse dentro o sobre otra parte, como las piezas plegables de un telescopio de juguete. El recto no sobresale del ano. La intususcepción es más frecuente en los niños y rara vez afecta a los adultos. En los niños, la causa suele ser desconocida. En los adultos, suele estar relacionada con otro problema intestinal, como un crecimiento de tejido en la pared de los intestinos (como un apolipo o un tumor).

Signos y síntomas

Los signos y síntomas incluyen:

  • Historia de una masa que sobresale.
  • Grados de incontinencia fecal, (50-80% de los pacientes) que pueden presentarse simplemente como una secreción mucosa.
  • Estreñimiento (20-50% de los pacientes) también descrito como tenesmo (una sensación de evacuación incompleta de las heces) y defecación obstruida.
  • Una&nbspsensación de agobio
  • Sangrado rectal
  • Diarrea y hábitos intestinales erráticos.

Inicialmente, la masa puede sobresalir por el canal anal sólo durante la defecación y el esfuerzo, y volver espontáneamente después. Más tarde, la masa puede tener que ser empujada hacia atrás después de la defecación. Esto puede progresar a una condición de prolapso crónico y severo, definido como un prolapso espontáneo que es difícil de mantener dentro, y ocurre al caminar, estar de pie por mucho tiempo, toser o estornudar (maniobras de Valsalva). El tejido rectal con prolapso crónico puede sufrir cambios patológicos como engrosamiento, ulceración y sangrado.

Los primeros síntomas del prolapso rectal pueden ser:

  • Fuga de heces por el ano (incontinencia fecal)
  • Fuga de moco o sangre por el ano (ano húmedo)

Otros síntomas del prolapso rectal son:

  • Sensación de tener los intestinos llenos y una necesidad urgente de defecar.
  • La evacuación de muchas heces muy pequeñas.
  • Sensación de no poder vaciar los intestinos por completo.
  • Dolor, picazón, irritación y sangrado en la zona anal.
  • Tejido rojo brillante que sobresale del ano.

Consulte a un médico si usted o su hijo tienen síntomas de prolapso rectal. Si no se trata, puede tener más problemas. Por ejemplo, la fuga de heces podría empeorar o el recto podría dañarse.

Causas del prolapso rectal

Hay muchas cosas que aumentan la posibilidad de desarrollar un prolapso rectal. Los factores de riesgo para los niños incluyen:

  • Fibrosis quística. Un niño que tiene un prolapso rectal sin una causa obvia puede necesitar una prueba de fibrosis quística. Ser un niño con un prolapso rectal sin una causa obvia puede necesitar una prueba de fibrosis quística.
  • Haber sido operado del ano cuando era un bebé.
  • Malnutrición.
  • Deformidades o problemas de desarrollo físico.
  • Esfuerzo durante la defecación.
  • Infecciones.

Los factores de riesgo para los adultos incluyen:

  • Esfuerzo durante la defecación debido al estreñimiento.
  • Daños en los tejidos causados por la cirugía o el parto.
  • La debilidad de los músculos del suelo pélvico que se produce de forma natural con la edad.

Tratamiento del prolapso rectal

El prolapso rectal no mejorará por sí solo. El grado de prolapso aumentará con el tiempo. Este proceso puede durar meses o años, por lo que no siempre hay prisa por tomar una decisión.

Si le han diagnosticado un prolapso rectal, puede optar por retrasar el tratamiento si sus síntomas son lo suficientemente leves y su calidad de vida no se ve afectada de forma significativa.

La cirugía es la única forma de tratar eficazmente el prolapso rectal y aliviar los síntomas. El cirujano puede realizar la cirugía a través del abdomen o a través de la zona que rodea el ano.

La cirugía a través del abdomen se realiza para tirar del recto hacia arriba y colocarlo en su posición correcta. Puede realizarse con una gran incisión y cirugía abierta, o puede hacerse por laparoscopia, utilizando unas pocas incisiones y herramientas quirúrgicas más pequeñas especialmente diseñadas.

La cirugía de la región que rodea el ano consiste en sacar parte del recto y extraerlo quirúrgicamente. El recto se vuelve a colocar en el interior y se une al intestino grueso. Este enfoque suele realizarse en personas que no son buenas candidatas para la cirugía a través del abdomen.

Discuta sus opciones con su médico. Si le recomiendan un tipo de cirugía, debería sentirse cómodo preguntando por qué se la recomiendan.

Tipos de tratamiento del prolapso rectal

Tratamiento conservador

El único tratamiento potencialmente curativo para el prolapso rectal completo es la cirugía, sin embargo en aquellos pacientes con problemas médicos que los hacen no aptos para la cirugía, y aquellos pacientes que tienen síntomas mínimos, las medidas conservadoras pueden beneficiar. Los ajustes dietéticos, incluido el aumento de la fibra en la dieta, pueden ser beneficiosos para reducir el estreñimiento y, por tanto, el esfuerzo. Un agente formador de masa (por ejemplo, psilio) o un ablandador de heces también pueden reducir el estreñimiento. El reentrenamiento por biorretroalimentación puede estar indicado para ayudar al paciente a evitar el esfuerzo durante la defecación. Hay pruebas limitadas de que los ejercicios hipopresivos pueden ser beneficiosos en el prolapso leve de órganos pélvicos.

Cirugía

A menudo es necesaria la cirugía para evitar un mayor daño a los esfínteres anales. Los objetivos de la cirugía son restaurar la anatomía normal y minimizar los síntomas. No existe un consenso global sobre qué procedimientos son más eficaces, y se han descrito más de 50 operaciones diferentes.

Los abordajes quirúrgicos en el prolapso rectal pueden ser perineales o abdominales. El abordaje perineal (o trans-perineal) se refiere al acceso quirúrgico al recto y al colon sigmoide a través de una incisión alrededor del ano y del perineo (la zona entre los genitales y el ano). El abordaje abdominal (abordaje transabdominal) implica que el cirujano realice una incisión en elabdomen y obtenga acceso quirúrgico a la cavidad pélvica. Los procedimientos para el prolapso rectal pueden implicar la fijación del intestino (rectopexia), o la resección (extirpación de una porción), o ambas. También se describen procedimientos trans-anales (endo-anales) en los que se accede al recto interno a través del propio ano.

Cómo se trata

El prolapso en los niños tiende a desaparecer por sí solo. Puedes ayudar a que el prolapso no vuelva a aparecer. Si puedes, empuja el prolapso a su sitio en cuanto se produzca. También puede hacer que su hijo utilice un inodoro de aprendizaje para que no haga esfuerzos al defecar.

A veces los niños necesitan tratamiento. Por ejemplo, si el prolapso no desaparece por sí solo, una inyección de medicamentos en el recto puede ayudar. Si el prolapso fue causado por otra condición, el niño puede necesitar tratamiento para esa condición.

Remedios naturales y caseros para tratar y aliviar el dolor del prolapso rectal

Casi todos los casos requieren atención médica, y en la mayoría de los casos, se requiere cirugía para tratar y curar el problema. La mayoría de los casos empeoran sin cirugía. Ocasionalmente, el tratamiento exitoso de una causa subyacente de un prolapso rectal puede resolver el problema. Sin embargo, estos casos suelen ser de bebés o niños.

La causa de esta afección en muchos pacientes es el estreñimiento o el esfuerzo al defecar.

Estos consejos pueden ayudar a facilitar las deposiciones y aliviar los síntomas.

  • Intente evitar o reducir el esfuerzo durante la defecación. Sin embargo, es posible que no sea suficiente para corregir la afección. Las personas con problemas de estreñimiento deben evitarlo.
  • Alivie el estreñimiento y el esfuerzo comiendo muchas frutas y verduras y otros alimentos llenos de fibra, y bebiendo mucha agua.
  • Utilice un ablandador de heces si es necesario para ayudar a evitar el esfuerzo durante la defecación.
  • Si un médico le ha diagnosticado la afección, y con su orientación puede ser capaz de empujar manualmente el prolapso a su lugar. Consulte con su médico si esto es algo que debe hacer usted mismo, y cómo hacerlo de forma eficaz. Para bebés y niños, el prolapso es un problema de salud pública.
  • En el caso de los bebés y los niños, la reducción de la necesidad de hacer un esfuerzo durante las deposiciones con ablandadores de heces puede corregir un prolapso del recto.
  • Las mujeres pueden descubrir que los ejercicios del suelo pélvico (por ejemplo, los ejercicios de Kegel) pueden ayudar a mejorar los síntomas. Las mujeres pueden encontrar que los ejercicios del suelo pélvico pueden ayudar a mejorar los síntomas.
  • Siempre se debe consultar a un médico antes de intentar tratar esta afección en casa.
  • Si su médico le dice que está bien, puede empujar el prolapso a su sitio. Si su médico le dice que está bien, puede empujar el prolapso a su sitio.
  • Evite el estreñimiento. Beba mucha agua y coma frutas, verduras y otros alimentos que contengan fibra. Los cambios en la dieta a menudo son suficientes para mejorar o revertir un prolapso del revestimiento del recto (prolapso parcial).
  • Realice los ejercicios de Kegel para ayudar a fortalecer los músculos de la zona pélvica. Los ejercicios de Kegel son una forma de ayudar a fortalecer los músculos de la zona pélvica.
  • No se esfuerce al defecar. Utilice un ablandador de heces si lo necesita. Las personas que padecen de diabetes no deben esforzarse por defecar.
  • Las personas que tienen un prolapso completo o que tienen un prolapso parcial que no mejora con un cambio en la dieta necesitarán cirugía. La cirugía consiste en fijar el recto a los músculos del suelo pélvico o al extremo inferior de la columna vertebral (sacro). O bien, la cirugía puede consistir en extirpar una sección del intestino grueso que ya no está sostenida por el tejido circundante. Ambos procedimientos pueden realizarse en la misma intervención quirúrgica.

Consejos de prevención

Prevenir el prolapso rectal no siempre es posible. Puede reducir el riesgo si mantiene una buena salud intestinal. Para ayudar a evitar el estreñimiento, en particular:

  • haga que los alimentos ricos en fibra formen parte de su dieta habitual, incluyendo frutas, verduras, salvado y judías
  • reduzca la cantidad de alimentos procesados en su dieta
  • bebe mucha agua y líquidos cada día
  • haga ejercicio la mayoría de los días de la semana, si no todos
  • gestiona tu estrés con meditación u otras técnicas de relajación

Leave a Comment