Hemorroides posparto

Postpartum Hemorrhoids

El embarazo te hace más propensa a las hemorroides (así como a la inflamación de las venas de las piernas y a veces incluso de la vulva) por varias razones.

Hemorroides después del parto

Tu útero en crecimiento ejerce presión sobre las venas pélvicas y la vena cava inferior, una gran vena en el lado derecho del cuerpo que recibe la sangre de las extremidades inferiores. Esta presión puede ralentizar el retorno de la sangre desde la mitad inferior del cuerpo, lo que aumenta la presión sobre las venas situadas debajo del útero y hace que se agranden.

Además, el aumento de la hormona progesterona durante el embarazo relaja las paredes de las venas, permitiendo que se hinchen más fácilmente. La progesterona también contribuye al estreñimiento al ralentizar el tracto intestinal. El estreñimiento (otro problema común durante el embarazo) puede causar o agravar las hemorroides porque tiendes a hacer un esfuerzo cuando defecas con fuerza, y el esfuerzo provoca hemorroides.

También puede haber desarrollado hemorroides mientras empujaba durante el parto.

¿Qué puedo hacer para aliviarlas?

Aquí hay algunas maneras de obtener alivio de las hemorroides:

  • Evite estar sentada o de pie durante largos periodos de tiempo para reducir la presión sobre sus venas rectales. Acuéstese cuando esté amamantando, leyendo o viendo la televisión. Para aliviar temporalmente las hemorroides, puede utilizar un cepillo de dientes.
  • Para un alivio temporal, puede tomar paracetamol o ibuprofeno, incluso si está amamantando. Sin embargo, no tome más de la cantidad recomendada y no tome aspirina (o productos que contengan aspirina) si está amamantando. Llame a su proveedor de atención médica si el dolor continúa.
  • Aplique una bolsa de hielo (con una cubierta suave) en la zona afectada varias veces al día. El hielo puede reducir la hinchazón y las molestias. Algunas mujeres también encuentran que las compresas frías saturadas de hamamelis son calmantes. Las compresas frías pueden ser una buena solución para el dolor.
  • Mejora tu trasero en agua tibia en una bañera o en una pequeña palangana de plástico que llenas de agua y colocas sobre el inodoro (baño de asiento). El uso de un baño de asiento le permite sumergir su zona rectal simplemente sentándose. Si no le dieron uno en el hospital, puede comprar un baño de asiento en cualquier farmacia. Intenta sumergirte unas cuantas veces al día durante 10 minutos más o menos cada vez.
  • Tratamientos alternativos de frío y calor. Comience con una compresa de hielo seguida de un baño de asiento caliente.
  • Después de cada evacuación, limpie suavemente pero a fondo su trasero, utilizando la botella de plástico (peri botella) que le dieron en el hospital. O pruebe a utilizar toallitas prehumedecidas con hamamelis que se fabrican específicamente para personas con hemorroides. Limpie el trasero con suavidad pero a fondo, utilizando la botella de plástico (peri-botella) que le dieron en el hospital.
  • Utilice papel higiénico suave y sin perfume, que es menos irritante que otras variedades.
  • Pida a su médico que le recomiende un supositorio tópico seguro anestésico o medicado. Hay muchos productos para aliviar las hemorroides en el mercado, pero consulte a su proveedor antes de probar uno por su cuenta. Y tenga en cuenta que la mayoría de estos productos están pensados para un tratamiento corto, de una semana o menos. El uso continuado puede causar aún más inflamación.

Nota: Si tiene puntos de sutura en la zona del recto, asegúrese de hablar de los cuidados posteriores con su proveedor. Si te han practicado una episiotomía o un desgarro que se extiende hasta el recto, es especialmente importante que no introduzcas nada -incluidos los supositorios- en el recto hasta que recibas el visto bueno de tu proveedor.

¿Cómo puedo acelerar el proceso de curación?

Seguir unos hábitos saludables puede acelerar el proceso de curación ahora y prevenir el desarrollo de hemorroides en el futuro. Lo primero y más importante es tomar medidas para evitar el estreñimiento:

  • Consuma una dieta rica en fibra que incluya muchas frutas, verduras, granos integrales y frijoles.
  • Beba mucha agua (de ocho a diez vasos al día).
  • Haga ejercicio con regularidad, incluso si sólo tiene tiempo para un paseo corto y rápido. No espere a ir al baño cuando sienta la necesidad de defecar. La espera puede hacer que las heces estén más secas y sean más difíciles de evacuar. Además, procura no hacer esfuerzos al defecar y no te sientes en el váter más tiempo del necesario, ya que esto ejerce una presión adicional en la zona. (También puede consultar a su proveedor de atención médica sobre la posibilidad de tomar un suplemento de fibra o un ablandador de heces.)
  • Haga ejercicios de Kegel a diario. Los Kegel aumentan la circulación en la zona del recto y fortalecen los músculos que rodean el ano, reduciendo la posibilidad de padecer hemorroides. También fortalecen y tonifican los músculos que rodean la vagina y la uretra, lo que puede ayudar a su cuerpo a recuperarse después del parto.

Hemorroides después del parto

Las hemorroides son vasos sanguíneos y venas hinchadas y a veces inflamadas en el ano y la parte inferior del recto. Hasta la mitad de las mujeres embarazadas tienen hemorroides durante el embarazo, especialmente durante el tercer trimestre. Si ha tenido hemorroides antes de quedarse embarazada, es más probable que las desarrolle durante el embarazo. Del mismo modo, si ha tenido hemorroides durante el embarazo, es más probable que desarrolle hemorroides después del mismo.

Causas de las hemorroides posparto
Las hemorroides son venas abultadas e hinchadas en el recto. Pueden ser hemorroides internas que se encuentran en el interior del intestino inferior o pueden ser hemorroides externas, donde sobresalen del ano.

Durante el embarazo, un útero agrandado ejerce presión sobre estas venas. Si a esto le añadimos el peso extra que lleva, junto con el estreñimiento y los esfuerzos y empujones que tuvo durante el parto, es posible que se vea con un caso de hemorroides posparto.

Síntomas de las hemorroides posparto

Los síntomas más comunes de las hemorroides son molestias, picor, sangrado y dolor. Puede notar rayas de sangre en el papel higiénico después de usar el baño. Las hemorroides que sangran pueden filtrar mucosidad que puede dejar su piel irritada. Si sus hemorroides son internas, no es raro ver sangre en las heces. En algunos casos, puede sentir un bulto cerca del ano como resultado de las hemorroides.

Tratamiento de las hemorroides posparto

Afortunadamente, hay una serie de cosas que puede hacer para obtener alivio de las hemorroides posparto:

  • Coloque una bolsa de hielo en su área hemorroidal unas cuantas veces al día. El hielo es útil para reducir su malestar y disminuir la hinchazón de sus hemorroides.
  • Utilice una compresa fría de hamamelis.
  • Métase las nalgas en un baño de asiento caliente o en una bañera.
  • Utilice toallitas húmedas después de cada evacuación en lugar de papel higiénico seco. Es importante mantener el recto y la zona anal limpios si tiene hemorroides postparto.
  • Beba mucha agua y coma alimentos, como frutas y verduras, con alto contenido en fibra. Hacerlo le ayudará a reducir el estreñimiento.
  • Hable con su proveedor de atención médica para que le recomiende una pomada tópica para aliviar las hemorroides o un supositorio medicado.

El punto importante a tener en cuenta es que las hemorroides son comunes tanto durante el embarazo como después. Sin embargo, mientras que las hemorroides posparto pueden persistir durante varios meses después del parto, sólo duran un corto tiempo después de el parto.

Hemorroides después del parto

Tal problema como las hemorroides después del parto o durante el embarazo, siempre ha sido y sigue siendo actual. Lo confirma su amplia discusión en foros de futuras y ya realizadas madres. ¿Qué son las hemorroides? ¿Qué hacer con ellas antes y después del parto? ¿Cuáles son sus síntomas? ¿Y pueden aparecer las hemorroides después de la cesárea? Las hemorroides son la enfermedad del sistema venoso que se manifiesta por la expansión nudosa de las venas de la parte inferior del recto. Estas expansiones son exactamente hemorroides.

Razones de la enfermedad

El desarrollo de las hemorroides está relacionado con las razones que causan la congestión y el aumento de la presión sanguínea en los vasos del recto:

  • características congénitas de un lado venoso;
  • actividad física insuficiente;
  • toma sistemática de algunos medicamentos, por ejemplo, anticonceptivos hormonales;
  • peso corporal excesivo;
  • embarazo;
  • tendencia al estreñimiento.

Las hemorroides después del parto suelen “surgir” durante el embarazo. Sucede debido al aumento de la presión intraabdominal y al estancamiento de la circulación sanguínea en los vasos de la pelvis pequeña. Durante el parto la presión sobre las paredes venosas aumenta bruscamente lo que lleva a la formación del tumor hemorroidal.

Según la localización los tumores pueden ser externos e internos. La forma externa de la enfermedad difiere porque estos tumores están disponibles para el chequeo. Parecen pequeñas formaciones de sección circular, en tamaño son desde un guisante hasta una cereza. Muy a menudo los tumores externos forman una reunión en forma de aureola alrededor del ano.

Si la hemorroide es interna, los tumores se encuentran en el interior, detrás del esfínter anal. No se pueden ver, pero a menudo se manifiestan con hemorragias hemorroidales. Como resultado se desarrolla una anemia hemorrágica que es peligrosa durante el embarazo y después del parto. También hay otros síntomas de la enfermedad cuando los tumores están dentro.

Los síntomas de las hemorroides

Las hemorroides posparto pueden ser graves y crónicas. Al mismo tiempo el parto puede ser fisiológico o por cesárea. El caso severo se desarrolla repentinamente, y el crónico difiere en curso largo y más suave.

Los primeros síntomas de las hemorroides después del parto – son un picor, sensación de calor y ardor en el ano, que se hacen más fuertes durante la defecación. El dolor intenso aparece debido a la traumatización de la membrana mucosa por la defecación. Pero después de la defecación se acaba.

Con el tiempo los tumores aumentan de tamaño, y como resultado la inflamación se enrojece y se hincha. El dolor en el ano se vuelve constante, creciendo más fuerte en los movimientos y en la posición sentada. La hipostasis severa de los tejidos del perineo lleva al espasmo del esfínter de la vejiga urinaria y al retraso de la micción. Las hemorroides graves pueden complicarse con la necrosis de los tejidos tumorales, la hemorragia hemorroidal, la formación de grietas o la inflamación de los tejidos alrededor del recto – periproctitis.

Las hemorroides crónicas después del parto se desarrollan gradualmente, de forma imperceptible para el paciente. Periódicamente después de la defecación hay ardor y picor en el ano, hay una sensación de expulsión rectal insuficiente. El dolor en la zona del recto es cambiante y de corta duración. Aparecen desechos sanguinolentos en el recto que aumentan gradualmente después de la defecación.

Durante el embarazo, los síntomas de la enfermedad pueden pasar desapercibidos y aparecer sólo en el período postnatal. Está relacionado con el hecho de que en el momento del parto la cabeza del bebé aprieta las formaciones vasculares de una pelvis pequeña. Esto provoca la derivación venosa aguda y el aumento de la presión en los vasos del recto.

Después del parto, los tumores hemorroidales internos aumentados salen periódicamente del recto. Esto ocurre durante la defecación, y luego salen de forma independiente. Más tarde, el prolapso de los tumores puede aparecer durante el levantamiento de objetos pesados. Pero no salen de forma independiente, sino sólo con la ayuda de las manos. En el caso descuidado de las hemorroides los tumores no se van en absoluto, la necrosis se desarrolla en ellos, o hay sangrado hemorroidal masivo.

Diagnóstico de las hemorroides

Si el tumor ha salido al exterior, el diagnóstico de la enfermedad es sencillo y se basa en la revisión del ano. Las hemorroides externas después del parto se ven típicamente – en la forma de las formaciones de sección circular que recuerdan los guisantes. Para la identificación de los tumores hemorroidales internos, las definiciones de su cantidad y los tamaños ano se examina por el chequeo manual. Además, para encontrar los tumores se aplica la sigmoidoscopia (prueba endoscópica del recto) y la irrigoscopia (prueba radiológica con sustancia de contraste).

Tratamiento de la enfermedad después del parto

Si los síntomas de la enfermedad han aparecido, no hay que esperar a que se recupere por sí misma. Es necesario comenzar el tratamiento inmediatamente, para que no se produzcan complicaciones. La inflamación de los tejidos blandos y las hemorragias son peligrosas durante el embarazo y después del parto. El tratamiento de la enfermedad tiene que ser complejo, incluyendo no sólo medicamentos, sino también nutrición dietética, ejercicios de fisioterapia y, quizás, algún remedio popular.

Actividad física

Para la prevención del estancamiento venoso en los vasos de una pelvis pequeña es necesario:

  • dosificar las actividades físicas y el levantamiento de peso;
  • Caminar diariamente al aire libre, pasando no menos de 1,5-2 km en velocidad tranquila;
  • hacer ejercicios especiales de fisioterapia regularmente.

Tratamiento medicamentoso

El tratamiento farmacológico de las hemorroides después del parto consiste en la prescripción de laxantes, venotoniks, los medios que mejoran la microcirculación sanguínea. Como tratamiento local se utilizan pomadas antihemorroidales y velas.

Tratamiento con remedios populares

La medicina tradicional ofrece para el tratamiento de las hemorroides medios tanto de aplicación externa, como interna.

Uso local:

  • Enemas medicinales con caldo de frutos de arándano, agua fría y tanino;
  • Baños de asiento con caldo de semillas de una castaña y de inflorescencias de una manzanilla, caldo de cebollas y alumbre. Por lo general, los baños se realizan con agua fría.

El tumor externo aumentado se recomienda engrasar con la manteca de cacao, Ichthyol confitado con la miel. Y el interno es influenciado velas de patatas crudas o la miel confitada. Se recomienda beber caldos e infusiones de hierbas medicinales durante el tratamiento, y también verduras y zumos de frutas. Por cierto, usted puede encontrar diferentes recetas nacionales en las páginas de nuestro sitio web.

Prevención de la enfermedad

Es necesario sólo saber cómo deshacerse de las hemorroides postnatales, pero no es suficiente. La prevención de una enfermedad es mucho más importante. Es sencillo, y hay que hacerlo a lo largo del embarazo, y luego y después del parto si realmente se quiere que el tumor no haya salido.

En primer lugar la prevención consiste en un modo de vida activo. Los paseos a pie son obligatorios y tienen que ser diarios. Si además haces ejercicios especiales con regularidad, entonces fortalecerás los músculos de la pelvis y mejorarás la circulación sanguínea en ella. Es necesario evitar el uso de ropa constringente. Y por supuesto, usted debe mantener una dieta para el trabajo normal de los intestinos y la prevención de los estreñimientos.

Y algunas recomendaciones más sobre cómo deshacerse del riesgo de hemorroides:

  1. Intente no hacer un esfuerzo fuerte durante la defecación.
  2. Conserve la higiene personal. Lave la zona de un ano con agua fría y séquela con una servilleta después de cada defecación, pero no se frote con una toalla.
  3. Utilice un laxante ligero si tiene estreñimiento.
  4. Excluya de la dieta el pan de centeno, la col, las judías que son los productos que provocan la generación excesiva de gases. Limite la ingesta de especias y condimentos picantes. Las verduras.
  5. Incluya las verduras y frutas ricas en pectina en la alimentación diaria, la carne y el pescado bajos en grasa, la miel, el pan y los productos de panadería de harina gruesa, el salvado, las ciruelas pasas y los albaricoques secos.

También debe recordar que las hemorroides después del parto y durante el embarazo – no es una rareza en absoluto. Pero se puede evitar si usted hace la prevención.

Leave a Comment