Dolor y sangrado después de la defecación

Pain and Blood After Bowel Movements

Ver sangre en el papel higiénico puede ser un poco alarmante. Es posible que haya oído que el sangrado rectal es un signo de cáncer, pero más a menudo, el sangrado es un síntoma de una causa menos grave. Hay muchas cosas que pueden provocar una hemorragia rectal, como un caso grave de diarrea o estreñimiento. Siga leyendo para conocer las causas más comunes de la sangre al limpiarse, cómo tratarla y cuándo acudir al médico.

  1. Sangrado rectal (sangre después de limpiarse)
  2. Causas del sangrado rectal
  3. Hemorroides y sangrado rectal
  4. Tratamiento de la hemorragia rectal
  5. Síntomas de las fisuras anales
  6. Tratamiento de las fisuras anales
  7. Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII)
  8. Tratamiento de la enfermedad intestinal
  9. Dolor rectal
  10. ¿Cuáles son los síntomas asociados a la hemorragia rectal?
  11. Consejos de prevención para un colon sano
  12. ¿Cuándo debe acudir a un médico?

Busca atención de emergencia si estás sangrando mucho. También debe acudir al médico si experimenta mareos, debilidad y confusión junto con la hemorragia.

Sangrado rectal (sangre después de limpiarse)

Las hemorroides, o venas inflamadas dentro del ano, son la causa más común de sangrado anal. Aproximadamente 1 de cada 20 personas tendrá hemorroides en algún momento de su vida. Las hemorroides se producen dentro del recto, que es la última parte del intestino grueso, y alrededor de la zona exterior del ano.

La sangre de las hemorroides suele ser de color rojo intenso. Otros síntomas pueden ser el picor y el dolor anal. Algunas personas no son conscientes de la existencia de hemorroides hasta que sangran. En algunos casos, el dolor se debe a coágulos (hemorroides trombosadas). Es posible que el médico tenga que drenarlos.

La hemorragia rectal suele manifestarse en forma de sangre roja brillante en el papel higiénico -generalmente después de una evacuación- o haciendo que el agua de la taza del váter se vuelva roja. La hemorragia rectal también puede presentarse como heces extremadamente oscuras, de un color que va desde el rojo intenso/granate hasta el negro, y a veces con aspecto de alquitrán (melena).

El color de la sangre puede indicar de dónde procede la hemorragia:

  • La sangre de color rojo intenso suele indicar una hemorragia en la parte baja del colon o del recto
  • La sangre de color rojo oscuro o granate suele indicar una hemorragia más alta en el colon o en el intestino delgado
  • La melena suele indicar una hemorragia en el estómago, como el sangrado de las úlceras

No todas las hemorragias rectales son visibles a simple vista. En algunos casos, la hemorragia rectal sólo puede verse observando una muestra de heces a través de un microscopio. También existe una prueba, llamada Hemoccult® que se puede realizar en la consulta del médico.

Causas del sangrado rectal

Aunque la hemorragia rectal es frecuente, sólo un tercio de los afectados busca tratamiento. Los síntomas suelen desarrollarse rápidamente, y la mayoría de las causas son tratables y no son graves. En algunos casos, la hemorragia rectal puede ser un síntoma de una enfermedad grave, como el cáncer colorrectal. Por lo tanto, toda hemorragia rectal debe comunicarse al médico de atención primaria. Éste puede realizar un examen rectal o solicitar pruebas como una colonoscopia para determinar la causa de la hemorragia.

La hemorragia rectal puede ser causada por:

Hemorroides y sangrado rectal

Las hemorroides son venas hinchadas en el recto (hemorroides internas) o en el ano (hemorroides externas). Las hemorroides, también llamadas almorranas, pueden desarrollarse comúnmente debido al estreñimiento crónico o al esfuerzo de las heces, al embarazo, al esfuerzo laboral (levantar objetos pesados, etc.), a la obesidad o al coito anal.

El tratamiento de las hemorroides incluye el tratamiento de las causas subyacentes, como el tratamiento del estreñimiento o de los hábitos de esfuerzo, o el cambio de los hábitos de trabajo si es necesario. A veces es necesario el tratamiento quirúrgico y puede incluir uno de los siguientes métodos:

  • Ligadura con banda de caucho: una banda de caucho colocada alrededor de la base de la hemorroide corta la circulación a la mayor parte de la hemorroide y hace que ésta se marchite. La cirugía de la hemorroide es un método quirúrgico.
  • Láser: se utiliza un preciso rayo láser para quemar las pequeñas hemorroides. Las hemorroides son un problema de salud pública.
  • Ligadura arterial hemorroidal: se utiliza una sonda Doppler para localizar y ligar los vasos sanguíneos que alimentan la hemorroide, para encogerla. Las hemorroides se pueden eliminar con un láser.
  • Procedimiento para las hemorroides prolapsadas (HPP): coloca las hemorroides que se han salido del canal anal de nuevo en su posición original.
  • Hemorroidectomía: extirpación quirúrgica de la hemorroide.

En la mayoría de los casos, el sangrado del recto desaparece sin tratamiento. Sólo entre el uno y el dos por ciento de los incidentes de hemorragia rectal se deben al cáncer de colon. Debido al riesgo de enfermedades más graves, informe a su médico de los sangrados anales frecuentes.

Tratamiento del sangrado rectal

Los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a prevenir y aliviar las hemorroides. Estos incluyen:

  • Beber mucha agua para evitar la deshidratación.
  • Añadir fibra a su dieta y perder peso para evitar el estreñimiento.
  • Utiliza toallitas húmedas o papel higiénico húmedo para limpiar la zona por completo y aliviar la irritación. Las toallitas húmedas son una forma de evitar el estreñimiento.
  • Evite esperar demasiado tiempo para ir al baño.
  • No hagas esfuerzos ni te fuerces a ir, ya que la presión puede empeorar la situación. Las personas con problemas de salud pueden ser más propensas a la infección.

Las pomadas de venta libre y los supositorios de hidrocortisona también pueden aliviar las molestias. Las hemorroides persistentes pueden sobresalir del ano, sobre todo con estreñimiento o esfuerzos frecuentes. Lave la zona con agua caliente después de defecar para ayudar a que se reduzcan más rápidamente. Si las hemorroides son grandes, es posible que el médico deba reducirlas o extirparlas quirúrgicamente.

Pequeños desgarros en el revestimiento del ano

Las fisuras anales, a veces llamadas úlceras anales, son pequeños desgarros en el revestimiento del ano. Están causadas por el esfuerzo al defecar, la diarrea, heces grandes, el sexo anal y el parto. Las fisuras anales son muy comunes en los bebés.

Síntomas de las fisuras anales

Junto con la sangre al limpiarse, también puede experimentar:

  • Dolor durante, y a veces después de defecar
  • espasmos anales
  • Sangre después de defecar
  • picazón
  • Granito o etiqueta en la piel

Tratamiento de las fisuras anales

Las fisuras anales suelen curarse sin tratamiento o pueden tratarse en casa.

Cómo tratar las fisuras anales

  • Beba más líquidos y coma más fibra, como frutas y verduras.
  • Pruebe los suplementos de fibra, si cambiar su dieta no ha ayudado.
  • Tome baños de asiento para aumentar el flujo sanguíneo en la zona y relajar los músculos anales. Los baños de asiento son una buena opción para los pacientes.
  • Utiliza analgésicos tópicos (lidocaína) para aliviar las molestias. Prueba el uso de analgésicos sin receta médica.
  • Prueba con laxantes de venta libre para favorecer la evacuación intestinal.

Consulte a un médico si sus síntomas no mejoran con el tratamiento después de dos semanas. Su médico puede ayudar a realizar un diagnóstico más preciso para asegurarse de que recibe el tratamiento adecuado.

Enfermedad inflamatoria intestinal (EII)

Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII) es un término utilizado para describir varias enfermedades del colon y del intestino, incluyendo la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn. Se trata de enfermedades autoinmunes, lo que significa que el cuerpo envía glóbulos blancos a partes del tracto digestivo, donde liberan sustancias químicas que causan daños, o inflamación, en los intestinos.

Síntomas de la EII

El sangrado rectal es un síntoma de la EII, pero también puede experimentar otros síntomas, dependiendo de la causa. Estos incluyen:

  • diarrea
  • Calambres o dolor de estómago
  • Hinchazón
  • Instinto de defecar cuando no es necesario
  • Pérdida de peso
  • anemia

Tratamiento de la enfermedad intestinal

No hay cura para la mayoría de los tipos de EII, y el tratamiento depende del diagnóstico específico. Estos incluyen:

  • medicamentos antiinflamatorios para aliviar el tracto digestivo
  • Inmunosupresores para impedir que el sistema inmunitario ataque al organismo
  • antibióticos para eliminar cualquier bacteria que pueda desencadenar la EII

Cuando los medicamentos no consiguen controlar los casos graves de EII, el médico puede recomendar la cirugía para extirpar las partes afectadas del colon.

En general, la EII requiere una cuidadosa vigilancia y atención médica. Mantener una dieta saludable, hacer ejercicio con regularidad y evitar fumar puede ayudar a prevenir la EII o una recaída.

Dolor rectal

El dolor rectal es un dolor o molestia en la parte inferior del tracto gastrointestinal. El término se utiliza a menudo indistintamente con el dolor en el ano o dolor anal. Es un problema bastante común y puede ser consecuencia de afecciones como las hemorroides o las fisuras anales. El dolor rectal puede estar asociado a síntomas como desplazamiento, presión o sangrado. El dolor rectal o anal también puede producirse con enfermedades inflamatorias del intestino, infecciones localizadas o pequeñas lesiones en la zona. Algunas causas de dolor rectal, como las hemorroides o las fisuras anales, pueden ir acompañadas de otros síntomas como sangre en las heces o sangrado. También puede haber diarrea o estreñimiento. Los cánceres son una causa poco frecuente de dolor rectal. El síndrome del elevador, también conocido como síndrome del elevador del ano, es un espasmo del músculo elevador del ano que provoca un dolor fugaz en el recto. Proctalgia fugax es otro término que se refiere al dolor rectal que se produce por un espasmo muscular.

¿Cuáles son los síntomas asociados a la hemorragia rectal?

Los síntomas de la hemorragia rectal pueden incluir:

  • Dolor y/o presión rectal
  • Sangre roja y brillante en las heces, en la ropa interior y/o en el inodoro
  • Color rojo, granate o negro de las heces
  • Heces con aspecto de alquitrán
  • Confusión
  • Sentirse aturdido o mareado
  • Desmayos

Consejos de prevención para un colon sano

Los cambios en el estilo de vida pueden disminuir la incidencia de sangre al limpiarse.

Consejos de prevención

  • Aumente la cantidad de fibra en su dieta añadiendo verduras, frutas, bayas, panes y cereales integrales, frutos secos y alubias. Los alimentos de calidad son los más saludables.
  • Suplemente su dieta con suplementos de fibra soluble.
  • Controlar su peso con ejercicio y dieta para favorecer la regularidad de los movimientos intestinales. Las personas que padecen de diabetes deben tener un buen control de su peso.
  • Beba mucho líquido para evitar el estreñimiento.
  • Tome baños calientes, especialmente si tiene hemorragia rectal después de defecar.

¿Cuándo debe acudir al médico?

Consulte a su médico si tiene:

  • Dolor que empeora o persiste
  • la sangre es oscura o de aspecto espeso
  • Síntomas que no mejoran en dos semanas
  • Heces negras y pegajosas (que pueden indicar sangre digerida)

Busque atención médica inmediata si se siente débil, mareado o confuso. También debe buscar atención médica de urgencia si sangra mucho.

Su médico decidirá qué pruebas necesita en función de sus síntomas y su historial médico. Estas pruebas pueden incluir un examen rectal o una prueba de sangre oculta en heces para buscar anomalías o sangre en el colon. El médico también puede solicitar una colonoscopia, una sigmoidoscopia flexible o una endoscopia para observar el interior del tubo digestivo. Estas pruebas de imagen pueden buscar obstrucciones o crecimientos anormales.

Leave a Comment