Vivir con hemorroides

Living With Hemorrhoids

Envejecer tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Entre estos últimos están las hemorroides. Estos vasos sanguíneos hinchados en la parte exterior del recto y el ano pueden convertir las deposiciones en experiencias intensamente dolorosas. Los síntomas clásicos incluyen dolor rectal, picor, sangrado y, posiblemente, prolapso (protrusión de las hemorroides en el canal anal). Aunque las hemorroides rara vez son peligrosas, pueden ser una molestia recurrente y dolorosa.

Las hemorroides se presentan en dos variedades. Las de tipo interno brotan del interior del recto. Las hemorroides externas se desarrollan en el propio ano. En cualquiera de los dos casos, el paso de las heces por ellas puede causar dolor y sangrado.

  1. Consejos para vivir con hemorroides
  2. Aumenta tu consumo de alimentos ricos en fibra
  3. Beba suficiente cantidad de agua
  4. Cuide la zona afectada
  5. Tome analgésicos por vía oral
  6. Utilice un pañuelo húmedo o toallitas para bebés

Consejos para vivir con hemorroides

Estos consejos ofrecerán una gran ayuda para reducir el dolor y la picazón que experimenta una persona que tiene hemorroides. Sin embargo, en el caso de un dolor intenso, se debe consultar a un médico cualificado y tomar precauciones instruidas.

1. Aumenta tu consumo de alimentos ricos en fibra

La fibra es una parte esencial de la dieta de todos porque mejora la digestión y ayuda a prevenir el estreñimiento. El estreñimiento es una de las principales causas de las hemorroides, ya que ejerce una importante presión sobre las venas anales y rectales. El estreñimiento suele hacer que los pacientes pasen largos periodos de tiempo sentados en el inodoro, lo que provoca un mayor aumento de la presión en el ano y el recto. El estreñimiento también da lugar a heces duras, que requieren una mayor fuerza para ser expulsadas del cuerpo, lo que se suma a la presión ya aumentada.

Si ya tiene hemorroides, un cambio en su dieta puede tener un impacto positivo en su situación. Aumentar la cantidad de fibra que ingiere puede mejorar sus hemorroides en dos semanas. Sin suficiente fibra, corre el riesgo de estreñirse, lo que puede ser desastroso si ya tiene hemorroides porque el aumento de la presión en la región anal provoca el desarrollo de hemorroides trombosadas. Estas hemorroides están coaguladas y son considerablemente más dolorosas que las hemorroides normales. Por lo tanto, es importante aumentar la ingesta de fibra, incluso si tiene hemorroides preexistentes.

Un aumento de la ingesta de frutas y verduras frescas, cereales integrales (por ejemplo, trigo, arroz, avena, cebada, gramo y maíz), sumado a otros alimentos ricos en fibra, como las judías, puede proporcionar una ayuda influyente en el proceso de digestión y puede regular los movimientos intestinales normales. La principal ventaja de la ingesta de estos alimentos es que hace que las heces sean más blandas y voluminosas. La ingesta de una dieta rica en fibra también mejora la digestión, lo que hace que los alimentos pasen fácilmente por el estómago y evita la tensión en la región anal. Por lo tanto, se recomienda que un individuo debe observar un consumo de 25 a 35 gramos de fibra cada día. Además, se aconseja incluir lentamente las fibras en la dieta, ya que el cuerpo puede no soportar el aumento repentino de la ingesta de fibra y se pueden experimentar problemas como los gases.

La importancia de los suplementos de fibra

Si una persona no es capaz de cumplir con la cantidad requerida de fibra en su dieta o si se enfrenta a problemas para tomar suficiente fibra en la dieta regular, entonces un suplemento de fibra resultará como una opción beneficiosa. Inicialmente, se puede tomar una cáscara de psyllium, como Metamucil o Citrucel, para deshacerse del dolor rectal y picazón. Sin embargo, si se producen gases estomacales o hinchazón, los suplementos de fibra que contienen dextrina de trigo o metilcelulosa pueden resultar eficaces.

2. Beber cantidades suficientes de agua

El agua es muy importante para las personas con hemorroides. Al igual que la fibra, el agua ayuda en la prevención del estreñimiento. Actúa como un ablandador de heces, reduciendo así la tensión en el ano y el recto al pasar las heces.

El objetivo de una persona debe ser beber al menos 2 litros o de 8 a 10 vasos de agua cada día. Hay que adoptar este hábito y beber agua lentamente. En los casos en los que una persona engulle el agua a toda prisa, una gran cantidad de ella pasa a través de la orina.

La causa exacta de las hemorroides puede no estar clara, pero todos los médicos recomiendan un aumento de la ingesta de agua, ya que es un tratamiento económico y no invasivo, que puede ser realizado por cualquier persona y no conduce a ningún efecto secundario. Beber agua segura y purificada eliminará definitivamente el estreñimiento y hará que los intestinos se muevan.

3. Cuidar la zona afectada

Debido a que es el área de preocupación en una persona con hemorroides, es importante mantener la limpieza en su área inferior. Debe evitar el uso de jabón y toallitas con alcohol si es posible, ya que pueden hacer que el problema se agrave aún más. Basta con lavar la zona con agua fría y limpiarla suavemente. Limpiar a fondo es importante para evitar infecciones en tu zona anal. Después del lavado, también debe utilizar cremas hidratantes para las hemorroides que se pueden comprar sin receta médica.

Para obtener alivio de sus hemorroides, también utilice la antigua práctica de sentarse en agua caliente. Esto ayuda a mejorar el flujo sanguíneo en la zona anal, que es la clave para deshacerse de las hemorroides para siempre. Sentarse en un baño de asiento ofrece un inmenso alivio. Son fáciles de conseguir en la farmacia o en tiendas médicas. Sumergir la zona inflamada en el agua caliente mientras se sienta en el baño de asiento durante un período de 10 a 15 minutos reducirá el dolor. Este método puede repetirse de 2 a 3 veces al día.

Puedes optar por aplicar hielo en la zona anal. Para ello, simplemente envuelve unos cubitos de hielo en una toalla y aplícalos sobre la zona anal. La aplicación de hielo puede ayudar con cualquier inflamación que las hemorroides hayan causado.

4. Tome analgésicos orales

Las hemorroides a menudo pueden ser extremadamente dolorosas. Tomar analgésicos de venta libre puede ayudar a aliviar el dolor que está experimentando. Tylenol (paracetamol), Advil o Motrin IB (ibuprofeno), o aspirina pueden ayudar temporalmente a aliviar el dolor o las molestias. Tomar analgésicos orales permite a las personas con hemorroides seguir con su vida cotidiana y cumplir con sus responsabilidades. En caso de dolor o sangrado intenso , es aconsejable ponerse en contacto con un médico experimentado para que evalúe su estado.

5. Utiliza un pañuelo húmedo o toallitas de bebé

Las toallitas de bebé y los pañuelos húmedos son los materiales de limpieza recomendados para las personas con hemorroides, especialmente en las etapas avanzadas. La razón es que las hemorroides pueden romperse fácilmente cuando se utilizan pañuelos normales, se produce un sangrado. Romper las hemorroides también puede provocar una infección en el cuerpo, ya que se convierten en heridas abiertas. Por lo tanto, es mejor ser suave y evitar el uso de pañuelos secos.

Las toallitas o pañuelos que contienen alcohol o cualquier fragancia deben evitarse por completo, ya que ambos pueden causar una mayor irritación. Para un mayor alivio, se pueden enfriar las toallitas o utilizar toallitas húmedas, ya que ambas pueden ayudar a reducir la inflamación anal.

Leave a Comment