Enfermedad inflamatoria intestinal (EII)

Inflammatory Bowel Disease (IBD)

La enfermedad inflamatoria intestinal (EII) implica la inflamación crónica de todo o parte del tracto digestivo. La EII incluye principalmente la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn. Ambas suelen provocar diarrea intensa, dolor, fatiga y pérdida de peso. La EII puede ser debilitante y a veces conlleva complicaciones que ponen en peligro la vida.

La colitis ulcerosa es una enfermedad inflamatoria del intestino que provoca una inflamación duradera y llagas (úlceras) en el revestimiento más interno del intestino grueso (colon) y el recto.

La enfermedad de Crohn es una EII que provoca la inflamación del revestimiento del tubo digestivo. En la enfermedad de Crohn, la inflamación suele extenderse en profundidad a los tejidos afectados. La inflamación puede afectar a diferentes zonas del tubo digestivo: el intestino grueso, el intestino delgado o ambos.

La colitis colágena y la colitis linfocítica también se consideran enfermedades inflamatorias intestinales, pero suelen considerarse por separado de la enfermedad inflamatoria intestinal clásica.

La enfermedad inflamatoria intestinal (EII) representa un grupo de trastornos intestinales que provocan una inflamación prolongada del tubo digestivo.

El tubo digestivo está compuesto por la boca, el esófago, el estómago, el intestino delgado y el intestino grueso. Se encarga de descomponer los alimentos, extraer los nutrientes y eliminar cualquier material inservible y productos de desecho. La inflamación en cualquier parte del tracto digestivo interrumpe este proceso normal. La EII puede ser muy dolorosa y perturbadora y, en algunos casos, puede incluso poner en peligro la vida.

Síntomas de la EII

Síntomas de la EIILos síntomas de la EII varían según la localización y la gravedad de la inflamación, pero pueden incluir:

  • diarrea, que se produce cuando las partes afectadas del intestino no pueden reabsorber agua
  • Úlceras sangrantes, que pueden provocar la aparición de sangre en las heces (hematoquecia)
  • Dolor de estómago, calambres e hinchazón debido a la obstrucción intestinal
  • pérdida de peso y anemia, que puede causar un retraso en el crecimiento o el desarrollo de los niños
  • Dolor, calambres o hinchazón en el vientre
  • Diarrea recurrente o con sangre
  • Pérdida de peso
  • Cansancio extremo

Las personas con la enfermedad de Crohn pueden tener aftas en la boca. A veces también aparecen úlceras y fisuras alrededor de la zona genital o el ano.
La EII también puede estar asociada a problemas fuera del sistema digestivo, como:

  • Inflamación de los ojos
  • trastornos de la piel
  • artritis

No todas las personas presentan todos estos síntomas, y algunas pueden tener síntomas adicionales, como fiebre, vómitos y anemia.

El dolor articular (artritis), el enrojecimiento doloroso de los ojos (iritis), los nódulos rojos dolorosos en la piel (eritema nodoso) y la ictericia (colangitis esclerosante primaria) se asocian con menor frecuencia a la EII.

Los síntomas de la EII pueden aparecer y desaparecer. Puede haber momentos en los que los síntomas son graves (brotes), seguidos de largos períodos en los que hay pocos o ningún síntoma (remisión).

Síndrome del intestino irritable (SII)

La EII no es lo mismo que el síndrome del intestino irritable (SII), que es una condición común que causa síntomas como:

Tratamiento de la EII

Actualmente no hay cura para la colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn.

Si tiene una colitis ulcerosa leve, es posible que necesite un tratamiento mínimo o ninguno y que se mantenga bien durante períodos prolongados.

El tratamiento tiene como objetivo aliviar los síntomas y evitar que vuelvan a aparecer, e incluye dietas específicas, cambios en el estilo de vida, medicamentos y cirugía.

Los medicamentos utilizados para tratar la colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn son los siguientes

  • aminosalicilatos o mesalazinas – que pueden administrarse de diversas formas
  • inmunosupresores – como los esteroides o la azatioprina para reducir la actividad del sistema inmunitario
  • Biológicos – tratamientos específicos a base de anticuerpos que se administran por inyección y se dirigen a una parte específica del sistema inmunitario
  • antibióticos

Se calcula que 1 de cada 5 personas con colitis ulcerosa tiene síntomas graves que no mejoran con la medicación. En estos casos, puede ser necesaria la intervención quirúrgica para extirpar una sección inflamada del intestino grueso (colon).

Alrededor del 60-75% de las personas con enfermedad de Crohn necesitarán una intervención quirúrgica para reparar los daños en su sistema digestivo y tratar las complicaciones de la enfermedad de Crohn.

Las personas con colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn también tienen un mayor riesgo de padecer cáncer de intestino. Su médico le recomendará revisiones intestinales periódicas (colonoscopias) para reducir el riesgo de cáncer de colon.

Los medicamentos antiinflamatorios son el primer paso en el tratamiento de la EII. Estos fármacos disminuyen la inflamación del tubo digestivo. Sin embargo, tienen muchos efectos secundarios. Los fármacos antiinflamatorios utilizados para la EII incluyen la sulfasalazina y sus derivados, así como los corticosteroides.

Los inmunosupresores (o inmunomoduladores) impiden que el sistema inmunitario ataque al intestino y provoque la inflamación. Este grupo incluye los fármacos que bloquean el TNF. El TNF es una sustancia química producida por el sistema inmunitario que causa inflamación. El exceso de TNF en la sangre se bloquea normalmente, pero en las personas con EII, los niveles más altos de TNF pueden provocar más inflamación. Los inmunosupresores pueden tener muchos efectos secundarios, como sarpullidos e infecciones.

Los antibióticos se utilizan para eliminar las bacterias que pueden desencadenar o agravar los síntomas de la EII.

Los medicamentos antidiarreicos y los laxantes también pueden utilizarse para tratar los síntomas de la EII.

Las opciones de estilo de vida son importantes cuando se tiene EII. Beber muchos líquidos ayuda a compensar los que se pierden en las heces. Evitar los productos lácteos y las situaciones de estrés también mejora los síntomas. Hacer ejercicio y dejar de fumar puede mejorar aún más su salud.

Los suplementos de vitaminas y minerales pueden ayudar con las deficiencias nutricionales. Por ejemplo, los suplementos de hierro pueden tratar la anemia.

A veces puede ser necesaria la cirugía para las personas con EII. Algunas cirugías de EII incluyen:

  • estricturoplastia para ensanchar un intestino estrecho
  • Cierre o extirpación de fístulas
  • extracción de las porciones afectadas del intestino, para las personas con enfermedad de Crohn
  • extracción de todo el colon y el recto, para casos graves de colitis ulcerosa

La colonoscopia de rutina se utiliza para controlar el cáncer de colon, ya que los enfermos de EII tienen un mayor riesgo de desarrollarlo.

Causas de la EII

No está claro cuál es la causa de la EII, pero se cree que influye una combinación de factores.

Estos incluyen:

  • genética – es más probable que desarrolle la EII si tiene un pariente cercano con la enfermedad
  • un problema con el sistema inmunitario

Se desconoce la causa exacta de la EII. Sin embargo, la genética y los problemas del sistema inmunitario se han asociado a la EII.

Genética

Puede ser más probable que desarrolle la EII si tiene un hermano o un padre con la enfermedad. Por ello, los científicos creen que la EII puede tener un componente genético.

El sistema inmunitario

Tipos de EIIEl sistema inmunitario también puede desempeñar un papel en la EII. Normalmente, el sistema inmunitario defiende al organismo de los agentes patógenos (organismos que causan enfermedades e infecciones). Una infección bacteriana o vírica del tubo digestivo puede desencadenar una respuesta inmunitaria. A medida que el cuerpo trata de luchar contra los invasores, el tracto digestivo se inflama. Cuando la infección desaparece, la inflamación desaparece. Es una respuesta saludable.

Sin embargo, en las personas con EII, la inflamación del tubo digestivo puede producirse incluso cuando no hay infección. El sistema inmunitario ataca a las propias células del organismo. Esto se conoce como respuesta autoinmune.

La EII también puede producirse cuando la inflamación no desaparece una vez curada la infección. La inflamación puede continuar durante meses o incluso años.

Las personas que fuman tienen el doble de probabilidades de padecer la enfermedad de Crohn que los no fumadores.

¿Cuáles son los principales tipos de enfermedad inflamatoria intestinal?

Son muchas las enfermedades que se incluyen en este término paraguas de la EII. Las dos enfermedades más comunes son la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn. La enfermedad de Crohn puede causar inflamación en cualquier parte del tracto digestivo. Sin embargo, afecta sobre todo a la cola del intestino delgado. La colitis ulcerosa implica la inflamación del intestino grueso.

¿Cuáles son los factores de riesgo para desarrollar una enfermedad inflamatoria intestinal?

La Crohn’s & Colitis Foundation of America (CCFA) estima que 1,6 millones de personas en Estados Unidos padecen EII. Los mayores factores de riesgo para desarrollar la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa incluyen:

Fumar

Fumar es uno de los principales factores de riesgo para desarrollar la enfermedad de Crohn. Fumar también agrava el dolor y otros síntomas de la enfermedad de Crohn y aumenta el riesgo de complicaciones. Sin embargo, la colitis ulcerosa afecta principalmente a los no fumadores y a los ex fumadores.

Etnicidad

La EII está presente en todas las poblaciones. Sin embargo, ciertos grupos étnicos como los caucásicos y los judíos asquenazíes tienen un mayor riesgo.

Edad

La EII puede aparecer a cualquier edad, pero en la mayoría de los casos se inicia antes de los 35 años.

Historia familiar

Las personas que tienen un padre, hermano o hijo con EII tienen un riesgo mucho mayor de desarrollarla ellos mismos.

Región geográfica

Las personas que viven en zonas urbanas y en países industrializados tienen un mayor riesgo de contraer la EII. Las personas con trabajos de cuello blanco también son más propensas a desarrollar la enfermedad. Esto puede explicarse en parte por el estilo de vida y la dieta. Las personas que viven en países industrializados tienden a comer más grasas y alimentos procesados. La EII también es más común entre las personas que viven en climas nórdicos, donde suele hacer frío.

Género

En general, la EII afecta a ambos sexos por igual. La colitis ulcerosa es más común entre los hombres, mientras que la enfermedad de Crohn es más común entre las mujeres.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad inflamatoria intestinal?

Para diagnosticar la EII, su médico le hará primero preguntas sobre su historial médico familiar y sus movimientos intestinales. A continuación, puede realizar un examen físico seguido de una o más pruebas de diagnóstico.

Muestra de heces y análisis de sangre

Estas pruebas pueden utilizarse para buscar infecciones y otras enfermedades. Los análisis de sangre también pueden utilizarse a veces para distinguir entre la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. Sin embargo, los análisis de sangre por sí solos no pueden utilizarse para diagnosticar la EII.

Enema de bario

Un enema de bario es un examen de rayos X del colon y del intestino delgado. En el pasado, este tipo de prueba se utilizaba a menudo, pero ahora otras pruebas lo han sustituido en gran medida.

Sigmoidoscopia flexible y colonoscopia

Estos procedimientos utilizan una cámara en el extremo de una sonda fina y flexible para observar el colon. La cámara se introduce a través del ano. Permite al médico buscar úlceras, fístulas y otros daños. Una colonoscopia puede examinar toda la longitud del intestino grueso. Una sigmoidoscopia examina sólo los últimos 20 centímetros del intestino grueso, el colon sigmoide.

Durante estos procedimientos, a veces se toma una pequeña muestra de la pared intestinal. Esto se denomina biopsia. El examen de esta biopsia bajo el microscopio puede utilizarse para diagnosticar la EII.

Endoscopia de cápsula

Esta prueba inspecciona el intestino delgado, que es mucho más difícil de examinar que el intestino grueso. Para la prueba, usted ingiere una pequeña cápsula que contiene una cámara. A medida que ésta se desplaza por el intestino delgado, toma fotografías. Una vez que ha pasado la cámara por las heces, las imágenes pueden verse en un ordenador.

Esta prueba sólo se utiliza cuando otras pruebas no han podido encontrar la causa de los síntomas de la enfermedad de Crohn.

Película o radiografía simple

La radiografía simple de abdomen se utiliza en situaciones de emergencia en las que se sospecha una rotura del intestino.

Tomografía computarizada (TC) y resonancia magnética (RM)

Las tomografías computarizadas son básicamente radiografías computarizadas. Crean una imagen más detallada que una radiografía estándar. Esto los hace útiles para examinar el intestino delgado. También pueden detectar complicaciones de la EII.

Las resonancias magnéticas utilizan campos magnéticos para formar imágenes del cuerpo. Son más seguras que las radiografías. Las resonancias magnéticas son especialmente útiles para examinar los tejidos blandos y detectar fístulas.

Tanto las resonancias magnéticas como las tomografías computarizadas pueden utilizarse para determinar qué parte del intestino está afectada por la EII.

La enfermedad inflamatoria intestinal se previene

Las causas hereditarias de la EII no se pueden prevenir. Sin embargo, usted puede reducir el riesgo de desarrollar EII o prevenir una recaída mediante:

  • comer alimentos saludables
  • hacer ejercicio regularmente
  • dejar de fumar

La EII puede causar algunas molestias, pero hay formas de controlar la enfermedad y seguir llevando un estilo de vida saludable y activo.

Leave a Comment