Tratamiento de las hemorroides

Hemorrhoids treatment

Algunas hemorroides no pueden tratarse únicamente con tratamientos conservadores, ya sea porque los síntomas persisten o porque una hemorroide interna se ha prolapsado. Afortunadamente, existen varios tratamientos mínimamente invasivos que son menos dolorosos que la extracción tradicional de hemorroides (hemorroidectomía) y permiten una recuperación más rápida. Estos procedimientos se realizan generalmente en la consulta de un cirujano o como cirugía ambulatoria en un hospital.

Procedimientos para el tratamiento de las hemorroides

Ligar con banda. El procedimiento para las hemorroides más utilizado en los Estados Unidos es la ligadura con banda de goma, en la que se coloca una pequeña banda elástica alrededor de la base de una hemorroide (véase el arco anterior). La banda hace que la hemorroide se encoja y el tejido circundante cicatrice mientras se cura, manteniendo la hemorroide en su sitio. Se necesitan de dos a cuatro procedimientos, realizados con un intervalo de seis a ocho semanas, para eliminar completamente la hemorroide. Las complicaciones, que son poco frecuentes, incluyen un leve dolor o tirantez (que suele aliviarse con un baño de asiento), hemorragias e infecciones. Otros procedimientos en la consulta son la coagulación con láser o infrarrojos, la escleroterapia y la criocirugía. Todos ellos se basan en el mismo principio que la ligadura con banda elástica, pero no son tan eficaces para evitar las recidivas. Los efectos secundarios y la recurrencia varían según el procedimiento, por lo que debe consultar a su médico sobre lo que es mejor para su situación.

Hemorroidectomía. Es posible que necesite una intervención quirúrgica si tiene hemorroides grandes que sobresalen, hemorroides externas persistentemente sintomáticas o hemorroides internas que reaparecen a pesar de la ligadura con banda elástica. En una hemorroidectomía tradicional, se realiza una estrecha incisión alrededor del tejido de las hemorroides externas e internas y se extirpan los vasos sanguíneos que las provocan. Este procedimiento cura el 95% de los casos y tiene un bajo índice de complicaciones, además de una merecida reputación de ser doloroso. El procedimiento requiere anestesia general, pero los pacientes pueden irse a casa el mismo día. Por lo general, los pacientes pueden volver al trabajo al cabo de 7-10 días. A pesar de los inconvenientes, muchas personas se alegran de tener una solución definitiva para sus hemorroides.

Grapas. Una alternativa a la hemorroidectomía tradicional es la llamada hemorroidopexia con grapas. Este procedimiento trata las hemorroides internas sangrantes o prolapsadas. El cirujano utiliza un dispositivo de grapado para anclar las hemorroides en su posición normal. Al igual que la extirpación tradicional de las hemorroides, la hemorroidopexia con grapas se realiza con anestesia general como cirugía de día, pero es menos dolorosa y la recuperación es más rápida.

Consideraciones sobre el abordaje

Tratar las hemorroides sólo cuando el paciente se queja de ellas. Aquí se aplica el viejo adagio de que es difícil hacer mejorar a un paciente asintomático. No importa lo mal que le parezcan las hemorroides al profesional, no deben tratarse a menos que molesten al paciente.

El tratamiento de las hemorroides se divide, según la causa de los síntomas, en tratamientos internos y externos. Es importante clasificar con precisión los síntomas del paciente y la relación de los mismos con las hemorroides internas y externas.

La Asociación Americana de Gastroenterología, la Sociedad Americana de Cirujanos de Colon y Recto y el Colegio Americano de Gastroenterología (ACG) ofrecen directrices de tratamiento.

Las directrices del ACG, por ejemplo, recomiendan que los pacientes con hemorroides sintomáticas sean tratados inicialmente con un aumento de fibra y una ingesta adecuada de líquidos. Las directrices también recomiendan que si las modificaciones dietéticas no eliminan los síntomas en los pacientes con hemorroides de primer a tercer grado, se consideren varios procedimientos en el consultorio, como la ligadura, la escleroterapia y la coagulación por infrarrojos, siendo probablemente la ligadura el tratamiento más eficaz. El ACG afirma además que los pacientes deben ser remitidos a la cirugía si son refractarios o no pueden tolerar los procedimientos de oficina, si sus hemorroides se acompañan de grandes marcas externas sintomáticas, o si tienen hemorroides de cuarto grado o grandes de tercer grado.

Hemorroides internas

Las hemorroides internas no tienen inervación cutánea y por lo tanto pueden ser destruidas sin anestesia, y el tratamiento puede ser quirúrgico o no quirúrgico. Los síntomas de las hemorroides internas suelen responder al aumento de la ingesta de fibra y líquidos y a evitar el esfuerzo y la permanencia prolongada en el baño. La terapia no quirúrgica funciona bien para los síntomas que persisten a pesar del uso de la terapia conservadora. La mayoría de los procedimientos no quirúrgicos disponibles en la actualidad se realizan en la clínica o en un entorno ambulatorio.

A continuación se presenta un resumen rápido del tratamiento de las hemorroides internas por grados:

  • Las hemorroides de grado I se tratan con terapia médica conservadora y evitando los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) y los alimentos picantes o grasos
  • Las hemorroides de grado II o III se tratan inicialmente con procedimientos no quirúrgicos
  • Las hemorroides de grado III y IV muy sintomáticas se tratan mejor con una hemorroidectomía quirúrgica
  • El tratamiento de las hemorroides internas de grado IV o de cualquier tejido encarcelado o gangrenado requiere una pronta consulta quirúrgica

La cirugía de hemorroides con grapas, o procedimiento para las hemorroides prolapsantes (HPP), es una excelente alternativa para tratar las hemorroides internas que no han sido susceptibles de enfoques conservadores o no quirúrgicos. Los resultados a corto y medio plazo son excelentes. Los pacientes con marcas externas mínimas y hemorroides internas grandes se tratan fácilmente con el procedimiento para las hemorroides prolapsantes y la escisión de las marcas cutáneas.

Hemorroides: Ligadura con banda elástica

Hemorroides: Ligadura con banda elástica Crédito: (Health.harvard.edu)

Hemorroides externas

Los síntomas de las hemorroides externas se dividen generalmente en problemas de trombosis aguda y molestias de higiene o de la piel. Las primeras responden bien a la escisión en el consultorio (no a la enucleación), mientras que la resección operativa se reserva para las segundas. Recuerde que la terapia está dirigida únicamente a los síntomas, no a la estética.

Cuando se realiza bien, la hemorroidectomía quirúrgica debería tener una tasa de recurrencia del 2-5%. Las técnicas no quirúrgicas, como la ligadura con banda elástica, producen tasas de recidiva del 30-50% en un plazo de 5-10 años. Sin embargo, estas recidivas suelen poder abordarse con otros tratamientos no quirúrgicos. Los resultados a largo plazo del procedimiento para las hemorroides prolapsantes no están disponibles en este momento.

Controversias

Las principales controversias sobre el tratamiento de las hemorroides se centran en las indicaciones del tratamiento y en la elección de la terapia operativa frente a la no operativa. La mayoría de los cirujanos experimentados utilizan terapias no operativas en el consultorio y confían menos en la hemorroidectomía operativa que antes. En los Estados Unidos, la ligadura con banda elástica (en comparación con la escleroterapia por inyección) es el pilar del tratamiento conservador. El procedimiento para las hemorroides prolapsantes (PPH), que ha ido ganando cada vez más adeptos en los Estados Unidos, constituye una excelente alternativa a la hemorroidectomía quirúrgica para los pacientes con mínima enfermedad externa y grandes hemorroides internas.

Cómo tratar las hemorroides en casa

No es necesario acudir a un médico para encontrar formas rápidas de aliviar la picazón y el dolor, o para realizar arreglos continuos para evitar que las molestias empeoren. Los mejores tratamientos para las hemorroides son a menudo cosas que puedes hacer en casa.

Muchos de estos consejos le ayudarán a evitar el estreñimiento y a facilitar la evacuación. Eso también puede detener las hemorroides antes de que se formen.

Se puede encontrar un alivio drástico para la mayoría de los síntomas de las hemorroides con simples remedios caseros para las hemorroides. Para evitar los brotes ocasionales, pruebe lo siguiente.

Obtenga más fibra. Añada más fibra a su dieta a través de los alimentos, un suplemento de fibra (como Metamucil, Citrucel o Fiber Con), o ambos. Junto con una cantidad adecuada de líquido, la fibra ablanda las heces y facilita su evacuación, reduciendo la presión sobre las hemorroides. Los alimentos ricos en fibra son el brócoli, las judías, el salvado de trigo y avena, los alimentos integrales y la fruta fresca. Los suplementos de fibra ayudan a disminuir el sangrado hemorroidal, la inflamación y el agrandamiento. También pueden reducir la irritación provocada por los pequeños trozos de heces que quedan atrapados alrededor de los vasos sanguíneos. Algunas mujeres descubren que aumentar la fibra les provoca hinchazón o gases. Empiece despacio y aumente gradualmente la ingesta hasta 25-30 gramos de fibra al día. Aumente también la ingesta de líquidos.

Ejercicio. El ejercicio aeróbico moderado, como caminar a paso ligero 20-30 minutos al día, puede ayudar a estimular la función intestinal.

Tómese su tiempo. Cuando sienta la necesidad de defecar, vaya al baño inmediatamente; no espere hasta un momento más conveniente. Las heces pueden acumularse y aumentar la presión y el esfuerzo. Además, programe una hora fija cada día, por ejemplo después de la comida, para sentarse en el inodoro durante unos minutos. Esto puede ayudarle a establecer un hábito intestinal regular.

Sitz. Un baño de asiento es un baño de agua caliente para las nalgas y las caderas (el nombre viene del alemán “sitzen”, que significa “sentarse”). Puede aliviar el picor, la irritación y los espasmos del músculo del esfínter. En las farmacias se venden pequeñas bañeras de plástico que caben sobre el asiento del váter, o se puede sentar en una bañera normal con unos centímetros de agua caliente. La mayoría de los expertos recomiendan un baño de asiento de 20 minutos después de cada evacuación intestinal y dos o tres veces al día además. Procura secar suavemente la zona anal después; no frotes ni limpies con fuerza. También puede utilizar un secador de pelo para secar la zona.

Busque un alivio tópico para las hemorroides. Las cremas para hemorroides de venta libre que contienen un anestésico local pueden calmar temporalmente el dolor. Las cremas y los supositorios que contienen hidrocortisona también son eficaces, pero no los utilices durante más de una semana, ya que pueden provocar la atrofia de la piel. Las toallitas de hamamelis (Tucks) son calmantes y no tienen efectos perjudiciales. Una pequeña bolsa de hielo colocada contra la zona anal durante unos minutos también puede ayudar a reducir el dolor y la hinchazón. Por último, sentarse sobre un cojín en lugar de una superficie dura ayuda a reducir la hinchazón de las hemorroides existentes y evita la formación de otras nuevas.

Tratar el coágulo. Cuando una hemorroide externa forma un coágulo de sangre, el dolor puede ser insoportable. Si el coágulo lleva presente más de dos días, aplique tratamientos caseros para los síntomas mientras espera que desaparezca por sí solo. Si el coágulo es más reciente, la hemorroide puede ser extirpada quirúrgicamente o el coágulo retirado de la vena en un procedimiento menor en el consultorio realizado por un cirujano.

Para realizar una ligadura con banda elástica, el médico coloca un ligador sobre la hemorroide para colocar una banda elástica alrededor de su base.

Aliviar el dolor y el picor

Toma baños calientes. Sumérgete en una bañera llena de unos centímetros de agua caliente durante unos 15 minutos cada vez. Hazlo dos o tres veces al día y después de cada defecación. Si quieres lavar también la zona, utiliza jabón sin perfume y no restriegues.

Después, dale unos golpecitos suaves para que se seque. Incluso puedes utilizar un secador de pelo en posición fría si te sientes mejor.

También hay “baños de asiento” especiales que puedes poner directamente en el asiento del inodoro para facilitar el remojo.

Alivio con friegas. Las toallitas o cremas de venta libre con hamamelis pueden aliviar el dolor y el picor sin efectos secundarios. No utilices una con hidrocortisona durante más de una semana, a menos que tu médico lo autorice.

Hielo. Ponga una pequeña compresa fría en el punto problemático varias veces al día. Puede calmar el dolor y bajar la hinchazón durante un tiempo.

Considere la posibilidad de tomar analgésicos. Un medicamento de venta libre, como el paracetamol, la aspirina o el ibuprofeno, podría ayudar con el dolor.

No te rasques. Podrías dañar la piel y empeorar la irritación -y el picor-.

Elige algodón. Usa ropa interior suelta y suave. Mantiene la zona aireada y evita que se acumule la humedad, que puede molestar a tus hemorroides.

Buenos hábitos en el baño

Limita tu tiempo en el trono. Si no vas después de unos minutos, no esperes ni fuerces a que pase algo. Intenta coger una rutina en la que vayas a la misma hora todos los días.

Sea amable. Si el papel higiénico es irritante, prueba a humedecerlo primero. O utiliza toallitas húmedas, bolas de algodón o toallitas para bebés sin alcohol.

No te aguantes. Cuando sientas que tienes que ir, hazlo. No esperes a un momento o lugar mejor. Las heces pueden retroceder. Y eso puede provocar esfuerzos y más presión. Ve tan pronto como puedas cuando sientas la necesidad.

Intente una posición en cuclillas. Ponga un banco corto o una pila de guías telefónicas bajo sus pies cuando vaya al baño. Levantar las rodillas mientras te sientas en el inodoro cambia la posición de tu funcionamiento interno y podría facilitar la defecación.

No empeore las cosas

Aumenta la fibra. Esta ablanda tus heces y hace que se muevan por tu cuerpo más fácilmente. La encontrará en las legumbres, los panes y cereales integrales y las frutas y verduras frescas. También puedes probar un suplemento si no puedes obtener suficiente de los alimentos. Añada fibra poco a poco para evitar los gases y la hinchazón.

Beba mucho líquido. Manténgase bien hidratado para mantener las heces blandas y que sean más fáciles de expulsar. El agua es la mejor opción. Beba abundantemente a lo largo del día. El zumo de ciruela es un laxante natural y puede ayudarle a evacuar.

Ejercite regularmente. Incluso caminar a paso ligero de 20 a 30 minutos todos los días puede ayudar a evitar que se obstruya.

Respire Mantenga el aire entrando y saliendo cuando esté trabajando duro. Es común retener la respiración cuando se está empujando, tirando o haciendo un esfuerzo (probablemente no te das cuenta de que lo estás haciendo) – y eso puede conducir a dolor y sangrado de las hemorroides.

Usa una almohada. Siéntate sobre un cojín en lugar de una superficie dura. Aliviará la hinchazón de las hemorroides que tenga. También puede ayudar a prevenir la formación de otras nuevas.

Toma descansos. Si debe estar sentado durante mucho tiempo, levántese cada hora y muévase durante al menos 5 minutos.

Leave a Comment