Cirugía de hemorroides

Hemorrhoids Surgery

La mayoría de los brotes hemorroidales dejan de doler en dos semanas sin tratamiento. Llevar una dieta alta en fibra y beber de ocho a diez vasos de agua al día suele controlar los síntomas. También puede ser necesario utilizar ablandadores de heces para reducir el esfuerzo durante la defecación. Su médico puede recomendarle pomadas tópicas de venta libre para aliviar el picor, el dolor o la hinchazón ocasionales.

Los aspectos más destacados de la cirugía de hemorroides

  1. Las hemorroides son vasos sanguíneos inflamados que pueden ser dolorosos e irritados.
  2. La mayoría de las personas no se someten a la cirugía de hemorroides.
  3. La mayoría de las personas no necesitan cirugía de hemorroides, pero la extirpación quirúrgica es necesaria para los casos graves que no se resuelven con el tratamiento casero.
  4. Hay cinco tipos de cirugía que usted y su médico podrían considerar.

Las hemorroides son venas hinchadas que pueden ser internas, lo que significa que están dentro del recto, o externas, lo que significa que están fuera del recto.

A veces, las hemorroides pueden dar lugar a otras complicaciones. Las hemorroides externas pueden desarrollar coágulos de sangre dolorosos. Si esto ocurre, se llaman hemorroides trombosadas. Las hemorroides internas pueden sufrir un prolapso, lo que significa que caen por el recto y sobresalen del ano. Las hemorroides externas o prolapsadas pueden irritarse o infectarse y pueden requerir cirugía. La Sociedad Americana de Cirujanos de Colon y Recto (ASCRS) estima que menos del 10 por ciento de los casos de hemorroides requieren cirugía.

Tipos de cirugías de hemorroides

Algunos tipos de cirugía de hemorroides pueden realizarse en la consulta de su médico sin anestesia. Otros tipos de cirugía necesitan ser realizados en un hospital.

Bandas

El vendaje es un procedimiento que se realiza en la consulta para tratar las hemorroides internas. También llamado ligadura con banda de goma, este procedimiento implica el uso de una banda apretada alrededor de la base de la hemorroide para cortar su suministro de sangre. La ligadura con banda suele requerir dos o más procedimientos que se realizan con un intervalo de unos dos meses. No es doloroso, pero puede sentir presión o una leve molestia. La colocación de bandas no se recomienda a quienes toman anticoagulantes por el alto riesgo de complicaciones hemorrágicas.

Escleroterapia

Este procedimiento consiste en inyectar una sustancia química en la hemorroide. El producto químico hace que la hemorroide se encoja y deja de sangrar. La mayoría de las personas experimentan poco o ningún dolor con la inyección.

La escleroterapia se realiza en la consulta del médico. Existen pocos riesgos conocidos. Puede ser una mejor opción si está tomando anticoagulantes porque no se corta la piel. La escleroterapia tiende a tener las mejores tasas de éxito para las hemorroides pequeñas e internas.

Terapia de coagulación

La terapia de coagulación también se llama fotocoagulación infrarroja. Este tratamiento utiliza luz infrarroja, calor o frío extremo para hacer que la hemorroide se retraiga y se encoja. Es otro tipo de procedimiento que se realiza en la consulta de su médico, y suele llevarse a cabo junto con una anoscopia. Una anoscopia es un procedimiento de visualización en el que se inserta un visor de varios centímetros en el recto. El endoscopio permite al médico ver. La mayoría de las personas sólo experimentan molestias o calambres leves durante el tratamiento.

Hemorroidectomía

Una hemorroidectomía se utiliza para las hemorroides externas grandes y las hemorroides internas que se han prolapsado. Este procedimiento suele realizarse en un hospital. Usted y su cirujano decidirán cuál es la mejor anestesia para la cirugía. Las opciones incluyen:

  • anestesia general, que le hace entrar en un sueño profundo durante toda la cirugía
  • anestesia regional, que implica una medicación que adormece su cuerpo de cintura para abajo y que se administra mediante una inyección en la espalda
  • Anestesia local, que adormece sólo el ano y el recto

También es posible que se le administre un sedante para ayudarle a relajarse durante el procedimiento si recibe anestesia local o regional.

Una vez que la anestesia hace efecto, su cirujano cortará las hemorroides grandes. Cuando termine la operación, le llevarán a una sala de recuperación para un breve período de observación. Una vez que el equipo médico esté seguro de que sus signos vitales son estables, podrá volver a casa. El dolor y la infección son los riesgos más comunes asociados a este tipo de cirugía.

Hemorroidopexia

La hemorroidopexia se denomina a veces grapado. Suele realizarse en el mismo día en un hospital y requiere anestesia general, regional o local. El grapado se utiliza para tratar las hemorroides prolapsadas. Una grapa quirúrgica fija la hemorroide prolapsada en su lugar dentro del recto y corta el suministro de sangre para que el tejido se encoja y se reabsorba. La recuperación del grapado lleva menos tiempo y es menos dolorosa que la recuperación de una hemorroidectomía.

Cirugía anal para las hemorroides

Las hemorroides son el resultado de la alteración del anclaje de los cojines anales. Se producen con mayor frecuencia en la posición anterior derecha y se asocian con el esfuerzo y los hábitos intestinales irregulares. Durante la defecación, el esfuerzo engorda las almohadillas, lo que provoca su desplazamiento. El desplazamiento repetido de estas almohadillas da lugar a un estiramiento y a un eventual prolapso de las mismas, lo que se conoce como hemorroides (véase la imagen siguiente).

El estreñimiento y todas las condiciones que dan lugar a una presión y distensión anales anormales predisponen a la formación de hemorroides. Las afecciones adquiridas, como la hipertensión portal, provocan la congestión de estos plexos venosos, lo que también puede contribuir al desplazamiento del cojín anal. El embarazo también puede causar o agravar los síntomas; la presión directa puede desempeñar un papel, pero otros factores como las fluctuaciones hormonales pueden contribuir.

La enfermedad inflamatoria intestinal (EII) y la diarrea constante pueden causar enfermedad hemorroidal. Cualquier paciente con una combinación de enfermedad hemorroidal y EII debe ser visto con precaución.

Clasificación de las hemorroides

Las hemorroides pueden clasificarse a grandes rasgos como externas o internas. Las hemorroides externas se localizan distalmente a la línea dentada y causan dolor cuando se trombosan. Esta zona está cubierta de epitelio escamoso sensible, por lo que el paciente suele referir dolor, hinchazón, picor o una combinación de estos síntomas.

Las hemorroides internas se localizan proximalmente a la línea dentada. Esta zona está compuesta por un epitelio columnar-glandular insensibilizado. Las hemorroides internas sangran, se prolapsan o ambas cosas. Los pacientes suelen presentar una hemorragia repentina e indolora, generalmente después de una defecación. Los pacientes deben someterse a un examen anoscópico o a una colonoscopia para descartar una malignidad o una enfermedad diverticular.

Las hemorroides internas pueden clasificarse de la siguiente manera:

  • Grado I (primario) – Se deslizan por debajo de la línea dentada con la tensión, pero se retraen con la relajación; los pacientes suelen ser tratados con cambios en la dieta, incluido el aumento de la ingesta de fibra; si las hemorroides persisten, se puede ofrecer una terapia esclerótica o una ligadura con bandas elásticas
  • Grado II (secundario) – Estos prolapsos sobrepasan el borde anal pero se reducen espontáneamente; los pacientes suelen ser tratados con terapia esclerótica o ligadura con bandas elásticas
  • Grado III (terciario) – Proliferan más allá del borde anal y deben reducirse manualmente; dependiendo del tamaño de las hemorroides y de los síntomas observados, los pacientes pueden ser tratados con terapia esclerótica, ligadura con bandas elásticas o cirugía
  • Grado IV (cuaternario) – Estas prolapsan más allá del borde anal y no son reducibles; está indicado el tratamiento con hemorroidectomía quirúrgica

Indicciones

Dependiendo de la gravedad de los síntomas, las hemorroides se tratan de forma médica o quirúrgica.

Para las hemorroides de grado I y II, el tratamiento médico está indicado como primera línea de manejo. El tratamiento médico consiste en cambios en la dieta y agentes formadores de volumen. El tratamiento dietético es la primera línea terapéutica. Se aconseja a los pacientes que ingieran una cantidad adecuada de fibra y agua y que eviten hacer esfuerzos. Este tratamiento conservador es eficaz para las hemorroides con menor prolapso.

Para las hemorroides de grado I y II -así como para algunas hemorroides prolapsadas de grado II y algunas hemorroides de grado III- y para los casos en que el tratamiento médico no es adecuado, puede estar indicado un procedimiento en el consultorio. Tales procedimientos incluyen lo siguiente:

  • Ligadura con banda de goma
  • Fotocoagulación con infrarrojos
  • Electrocoagulación
  • Escleroterapia
  • Crioterapia

La cirugía se reserva para los casos en los que el tratamiento conservador no es adecuado, por ejemplo, las hemorroides refractarias a los procedimientos en el consultorio, las hemorroides externas grandes, las hemorroides con sangrado importante y las hemorroides internas prolapsadas. Pueden estar indicados los siguientes procedimientos quirúrgicos:

  • Hemorroidectomía abierta o cerrada
  • Hemorroidopexia con grapas

Contraindicaciones

Las contraindicaciones de los tratamientos en el consultorio son las siguientes:

  • Estenosis anal
  • Hemorroides sangrantes
  • Hemorroides de grado III o IV
  • Paciente que toma antiinflamatorios no esteroideos (AINE) o anticoagulantes

Consideraciones técnicas

Consideraciones anatómicas

Los cojines hemorroidales son cojines anales de tejido compuesto por vasos sanguíneos, músculo liso y tejido conectivo. Estos cojines se localizan en el canal anal superior en tres sitios diferentes: lateral izquierdo, anterolateral derecho y cuadrante posterolateral derecho. Son estructuras separadas en lugar de un anillo continuo de tejido vascular y, por tanto, permiten que el canal anal se dilate durante la defecación sin desgarrarse.

Se cree que los cojines anales contribuyen a la continencia anal, aunque su función no se conoce del todo. Durante el acto de la defecación, los cojines anales se hinchan y se tensan con sangre, amortiguando el revestimiento del canal anal.

El canal anal por encima de la línea dentada es abastecido por las ramas terminales de la arteria rectal superior (hemorroidal), que es la rama terminal de la arteria mesentérica inferior. La arteria rectal media (una rama de la arteria ilíaca interna) y la arteria rectal inferior (una rama de la arteria pudenda interna) irrigan el canal anal inferior.

Tratamiento de las hemorroides con cirugía

  • Si nota que las hemorroides se vuelven bastante grandes, sangran mucho, causan un dolor excesivo, interfieren con las deposiciones o se hinchan y endurecen, podría ser necesaria la cirugía
  • Antes de someterse a una cirugía de hemorroides, consulte primero a un médico o cirujano para determinar el procedimiento adecuado para usted

Aunque existen protocolos de tratamiento caseros que los pacientes con hemorroides pueden seguir, hay casos que persisten a pesar de ser tratados. Si notas que las hemorroides aumentan bastante de tamaño, sangran mucho, causan un dolor excesivo, interfieren con la evacuación intestinal o se hinchan y endurecen, podría ser necesaria la cirugía.

Antes de someterse a una intervención quirúrgica para las hemorroides, consulte primero a un médico o cirujano para determinar cuál es el procedimiento adecuado para usted, o si existen otras soluciones caseras que aún no ha probado y que podrían ayudar en su caso. Hay tres tratamientos quirúrgicos diferentes para las hemorroides:

Hemorroidectomía: en este procedimiento, el cirujano corta las hemorroides grandes.

Antes de la operación, usted y su cirujano elegirán entre tres tipos de anestesia: general (le hace entrar en un sueño profundo durante toda la operación), regional (se administra mediante una inyección en la espalda y adormece el cuerpo de cintura para abajo) o local (adormece el ano o el recto).

Aunque la hemorroidectomía es eficaz para tratar los casos de hemorroides recurrentes y reducir el riesgo de que vuelvan a aparecer, existen complicaciones potenciales y dolorosas.

Las hemorragias, las infecciones del tracto urinario y la dificultad temporal para vaciar la vejiga y las heces son problemas comunes después de este procedimiento. Además, el tiempo de recuperación puede durar hasta una semana, e incluso podría experimentar dolor postoperatorio.

Engrapado de hemorroides o hemorroidopexia: se realiza a menudo en las hemorroides prolapsadas debido a su eficacia. Al igual que la hemorroidectomía, usted y su cirujano decidirán primero si se utiliza anestesia general, regional o local.

Este proceso utiliza una grapa quirúrgica para fijar la hemorroide prolapsada y devolverla a su lugar dentro del recto. Esto bloquea el suministro de sangre, haciendo que el tejido se encoja y se reabsorba. En comparación con la hemorroidectomía, el grapado de hemorroides es menos doloroso e implica un periodo de recuperación más corto.

Sin embargo, existe la posibilidad de que las hemorroides vuelvan a aparecer después de la cirugía. También existe el riesgo de que se produzca un prolapso rectal, en el que una parte del recto puede sobresalir del ano. En algunos casos, la cirugía puede provocar una obstrucción o un agujero en el ano o el recto, o incluso una infección en estas zonas.

Ligadura de la arteria hemorroidal: también llamada operación de ligadura de la arteria hemorroidal o HALO, el procedimiento utiliza un instrumento llamado proctoscopio modificado que contiene una sonda Doppler. Ésta se coloca en el ano, lo que permite al cirujano tener una buena visión de las hemorroides. La sonda Doppler localizará los vasos sanguíneos que causan las hemorroides.

Una vez localizados estos vasos sanguíneos, una pequeña ventana dentro del proctoscopio permite al cirujano colocar una sutura o punto alrededor de la arteria. Esto corta el suministro de sangre a las hemorroides y hace que se reduzcan. La ligadura de la arteria hemorroidal también hace que las hemorroides suban por el canal anal.

La ligadura de la arteria hemorroidal es eficaz para los pacientes con hemorroides prolapsantes sangrantes. El procedimiento también causa menos dolor en el postoperatorio, aunque puede haber una ligera molestia en el proceso. Desgraciadamente, existe la posibilidad de que las hemorroides vuelvan a aparecer y se experimente dificultad o incapacidad para orinar. Tener los intestinos abiertos también puede provocar dolor.

Leave a Comment