Hemorroides o cáncer de colon

Hemorrhoids or Colon Cancer

El cáncer de colon y las hemorroides son afecciones muy diferentes, pero pueden producir sangre en las heces. Ver sangre en las heces puede ser alarmante, sobre todo si nunca lo ha experimentado antes. Lo más probable es que haya hecho un esfuerzo al defecar y el sangrado se deba a una hemorroide. En otros casos, la sangre en las heces podría ser un indicio de algo más grave. Echemos un vistazo a las hemorroides y al cáncer de colon para que esté informado.

Alrededor del 90 por ciento de los pacientes con cáncer de colon y recto pensaron inicialmente que tenían hemorroides debido a síntomas como el picor y el sangrado rectal. Por lo tanto, la creencia de que tiene hemorroides podría ser en realidad un síntoma de cáncer de colon. Si experimenta cualquier signo nuevo de sangrado rectal, independientemente de su edad, debe consultar a su médico inmediatamente, especialmente si es un síntoma nuevo. Las hemorroides tienden a brotar y luego desaparecer, por lo que los patrones de sangrado son más erráticos y circunstanciales. El estreñimiento exacerbará las hemorragias rectales, pero verá que sus síntomas desaparecen gradualmente. Si está experimentando un sangrado constante, un aumento del sangrado o una combinación de dolor y sangrado, puede ser algo más que hemorroides.

Son hemorroides o es cáncer de colon

Aunque las hemorroides y el cáncer de colon son dos condiciones muy diferentes, pueden compartir síntomas similares. Esta guía le ayudará a conocer los diferentes signos.

Notar sangre en las heces por primera vez es comprensiblemente alarmante. La buena noticia es que es probable que la sangre en las heces sea un indicio de hemorroides, las cuales, aunque no son muy divertidas, no suelen ser una condición médica grave.

Las hemorroides son, en realidad, venas hinchadas situadas en la zona del ano y el recto, y son bastante comunes: alrededor del 80 por ciento de los estadounidenses experimentan hemorroides en algún momento de su vida. Pueden ser internas (dentro del recto o del ano) o externas (sobre el recto o el ano, o que sobresalen de él), y los síntomas pueden variar desde ninguna molestia o una molestia leve hasta un dolor importante, picor y sangrado.

Aunque se desconoce la causa exacta de las hemorroides, lo más probable es que se produzcan cuando hay un aumento de la presión en la zona, como cuando se hace un esfuerzo para defecar, por ejemplo. Es más probable que se produzcan durante el embarazo, el envejecimiento, el estar sentado durante largos períodos de tiempo, el estreñimiento crónico o la diarrea, el esfuerzo o el levantar objetos pesados.

Cáncer de colon (también conocido como cáncer colorrectal) es un tumor maligno que surge de la pared interna del intestino grueso. Los signos y síntomas del cáncer de colon a menudo no son específicos, lo que significa que pueden confundirse con una serie de condiciones diferentes. Cuando el cáncer de colon se detecta en sus primeras fases, es posible que no presente ningún síntoma.

Los estadios del cáncer de colonSi experimenta un nuevo o mayor sangrado del recto o dolor en la zona rectal o abdominal, podría ser un signo de una enfermedad más grave, incluido el cáncer de colon. El dolor podría ser el resultado de una obstrucción intestinal. Un pólipo de colon puede bloquear la materia fecal cuando intenta pasar por el tubo digestivo. Dado que el tejido canceroso sangra más que el tejido normal, una masa cancerosa en el colon podría ser responsable de una hemorragia rectal anormal.

Aunque personas de todas las edades pueden desarrollar cáncer de colon, el 90 por ciento de todos los nuevos casos de cáncer de colon se dan en individuos de 50 años o más, y ese riesgo aumenta a medida que se envejece. Los signos de advertencia del cáncer de colon son:

  • Exceso de gases
  • Estreñimiento
  • Sangre en las heces (sangre roja brillante o muy oscura)
  • Cambio en los hábitos intestinales
  • Molestias abdominales
  • Cambio en la forma de las heces o heces más estrechas de lo normal
  • Fatiga y agotamiento

Cáncer de recto

Uno de los principales síntomas del cáncer de recto es un tumor maligno que se forma en los tejidos del recto. Otros síntomas del cáncer de recto son:

  • Tenesmo anal (la sensación de tener que defecar constantemente, aunque los intestinos estén ya vacíos);
  • heces que no tienen forma redonda;
  • hay sangre en las heces;
  • cambio de hábitos intestinales (diarrea, estreñimiento);
  • pérdida de peso y fatiga.

Los síntomas avanzados del cáncer de recto incluyen un aumento del dolor y la tumefacción de los ganglios linfáticos inguinales, que a menudo se convierte en un cáncer de hígado potencialmente mortal.

Los cánceres de recto se dan sobre todo en personas mayores de 40 años, que a menudo presentan ciertas condiciones hereditarias, como la poliposis adenomatosa familiar y el cáncer de colon hereditario no poliposo. La incidencia del cáncer rectal es la segunda después del cáncer gástrico.

Para inspeccionar la presencia de cáncer de recto, utilice el siguiente método sencillo: Se introduce un dedo en el ano; si el dedo detecta una superficie dura o una masa abultada, podría tratarse de un cáncer de recto. El ochenta por ciento de los exámenes rectales digitales pueden proporcionar una detección temprana del cáncer de recto.

Si el cáncer de recto se detecta a tiempo, una intervención rápida con la medicina tradicional china puede detener el progreso del cáncer.

Hemorroides

Las hemorroides son tejidos inflamados situados en la pared del recto y el ano, que contienen venas. Normalmente pueden inflamarse, desarrollar un coágulo de sangre o un tumor benigno, o agrandarse y sobresalir (lo cual es muy incómodo). Si permanecen dentro del ano se denominan hemorroides internas. Las que sobresalen fuera del ano se denominan hemorroides externas.

Según la teoría de la MTC, el desarrollo de las hemorroides tiene tres etapas:

  • Pequeñas hemorroides que no sobresalen del ano, que sangran al defecar;
  • Hemorroides que sobresalen del ano con sangrado, aunque el tejido se retrae en el esfínter en un corto período de tiempo;
  • Hemorroides grandes que sobresalen, que sangran y que requieren un empuje físico para colocarlas de nuevo en el interior del ano. Pueden salir del cuerpo al toser, estornudar, reírse o al estar de pie durante un largo periodo de tiempo.
  • Las hemorroides son un problema de salud pública.
    Se cree que las hemorroides son causadas por un estilo de vida y hábitos estresantes, la comida picante, el trabajo sedentario, la falta de ejercicio, el estreñimiento que provoca esfuerzos repetidos, así como el embarazo. Los síntomas más comunes de las hemorroides son heces sangrantes acompañadas de dolor. En los casos más avanzados, la persona puede experimentar ataques recurrentes, hemorragias prolongadas que provocan síntomas sistémicos de anemia, pulso frágil, filiforme y débil, espasmo anal, infección, inflamación, aumento del dolor, ulceración, dolor intenso o anormal y molestias al sentarse y acostarse. Las hemorroides prolapsadas producen mucosidad anal externa, picor alrededor del ano y otros síntomas.

    Las hemorroides provocan cáncer de colon

    No. Las hemorroides no provocan cáncer. Sin embargo, la principal indicación para muchas personas de que pueden estar sufriendo de hemorroides es la sangre en las heces, en el papel higiénico, o en la taza del baño después de la defecación. Descartar este síntoma como hemorroides sin consultar a un gastroenterólogo, especializado en el estudio y tratamiento del tracto digestivo que incluye el colon, el recto y el ano, puede producir una falsa confianza.

    El sangrado rectal puede ser el resultado de muchas dolencias físicas, como:

    • Fisura anal – un pequeño desgarro en la piel que rodea el ano, típicamente debido a la evacuación de heces grandes o duras.
    • Angiodisplasia: una enfermedad en la que se desarrollan vasos sanguíneos hinchados y frágiles en el tracto gastrointestinal y que pueden sangrar.
    • Cáncer – Los pólipos del tracto gastrointestinal pueden volverse cancerosos y provocar sangre en las heces
    • Colitis – La inflamación del colon debida a la colitis puede provocar hinchazón y sangrado. Las causas de la inflamación pueden ser tanto las infecciones como la enfermedad inflamatoria intestinal.
    • Los síntomas de la colitis pueden ser muy variados.
    • Enfermedad diverticular – se desarrollan pequeñas bolsas benignas en la pared del colon, pero ocasionalmente pueden infectarse y sangrar. Por lo tanto, es necesario que los pacientes sepan que el colon es una zona de gran importancia para la salud.
    • Problemas de esófago – se pueden formar varices en el esófago que pueden provocar hemorragias. Por favor, no se preocupe.
    • Hemorroides
    • Úlceras pépticas: una úlcera en el estómago o en el duodeno puede agravarse tanto, debido a una infección o al uso excesivo de medicamentos antiinflamatorios, que sangra. Por lo tanto, es posible que se produzca una hemorragia.
      Las hemorroides, a veces denominadas almorranas, son vasos sanguíneos hinchados e inflamados en la superficie del recto y/o el ano. Las hemorroides son una de las dolencias más comunes en los adultos, ya que aproximadamente el 50% de la población las tiene a los 50 años. La mayoría de las personas no empiezan a experimentar las molestias de las hemorroides hasta los 30 años. Las hemorroides no discriminan y son comunes entre todas las razas y géneros. Millones de estadounidenses viven actualmente con hemorroides y sufren en silencio. Los métodos de tratamiento para las hemorroides han hecho un progreso significativo en los últimos años que se traduce en una menor invasión y tiempo de inactividad de los procedimientos.

Leave a Comment