Hemorroides y prostatitis

Hemorrhoids and Prostatitis (Prostate Problems)

La prostatitis es la hinchazón e inflamación de la glándula prostática, una glándula del tamaño de una nuez situada directamente debajo de la vejiga en los hombres. La glándula prostática produce un líquido (semen) que nutre y transporta los espermatozoides.

La prostatitis suele provocar dolor o dificultad para orinar. Otros síntomas son el dolor en la ingle, la zona pélvica o los genitales y, a veces, síntomas parecidos a los de la gripe.

La prostatitis afecta a hombres de todas las edades, pero tiende a ser más común en hombres de 50 años o menos. La afección tiene varias causas. A veces no se identifica la causa. Si la prostatitis está causada por una infección bacteriana, normalmente puede tratarse con antibióticos.

Dependiendo de la causa, la prostatitis puede aparecer de forma gradual o repentina. Puede mejorar rápidamente, por sí sola o con tratamiento. Algunos tipos de prostatitis duran meses o se repiten (prostatitis crónica).

Prostatitis aguda: Causas

Cualquier bacteria que cause ITU puede causar prostatitis. Las bacterias que comúnmente causan ITU y prostatitis incluyen:

  • Proteus especies
  • Klebsiella especies
  • Escherichia coli

Algunas bacterias que causan ETS, como la clamidia y la gonorrea, también pueden causar prostatitis bacteriana aguda. Otras afecciones que pueden provocar prostatitis bacteriana aguda son:

  • uretritis, o inflamación de la uretra
  • epididimitis, o inflamación del epidídimo, que es el conducto que conecta los testículos y los conductos deferentes
  • fimosis, que es la incapacidad de retraer el prepucio del pene
  • Lesión en el perineo, que es la zona entre el escroto y el recto
  • Obstrucción de la salida de la vejiga, que puede ocurrir debido a un agrandamiento de la próstata o a cálculos en la vejiga
  • Sondas urinarias o cistoscopia

Prostatitis: Síntomas y diagnóstico

Los signos y síntomas de la prostatitis dependen de la causa. Pueden incluir:

  • Dolor o sensación de ardor al orinar (disuria)
  • Dificultad para orinar, como goteo o vacilación al orinar
  • Orinar con frecuencia, especialmente por la noche (nicturia)
  • Necesidad urgente de orinar
  • Orina turbia
  • Sangre en la orina
  • Dolor en el abdomen, la ingle o la parte baja de la espalda
  • Dolor en la zona entre el escroto y el recto (periné)
  • Dolor o molestias en el pene o los testículos
  • Eyaculación dolorosa
  • Signos y síntomas similares a los de la gripe (con prostatitis bacteriana)

Los síntomas de la prostatitis son diversos, la etiología y la patología son complejas. Es muy difícil tratar la prostatitis, en comparación con otras enfermedades genitourinarias. Las hemorroides son otra la enfermedad que difícil de curar. Muchos pacientes sufren estas dos enfermedades juntas. ¿Pueden las hemorroides causar prostatitis? La respuesta es Sí, pero no directamente, y la posibilidad no es grande.

¿Pueden las hemorroides afectar a la prostatitis?

Los vasos sanguíneos, los nervios y los vasos linfáticos de la próstata y el anorecto están relacionados. Las arterias prostáticas y anorrectales son ramas de la arteria rectal inferior. El grupo de venas de la próstata y el plexo venoso de las hemorroides son coherentes entre sí, y luego se alimentan de la vena rectal superior. Además, los vasos linfáticos y el nervio de la próstata y el anorecto están conectados entre sí. Por lo tanto, la incidencia, la etiología, la patogénesis, el proceso patológico y los síntomas clínicos son muy similares. Los pacientes con prostatitis también tienen los síntomas de frecuencia urinaria, urgencia, y a menudo se acompañan de molestias en la boca del ano, hormigueo, tenesmo y síntomas de defecación o sangrado interminables. Aunque la posibilidad no es grande para el hombre, todo esto puede convertirse en la razón de que las hemorroides pueden causar prostatitis.

Tanto las hemorroides como la prostatitis son suministradas por la arteria rectal, y entran en las mismas venas rectales inferiores. Por lo tanto, las hemorroides y la prostatitis pueden influirse mutuamente. Los patógenos pueden propagarse a través de los vasos sanguíneos y linfáticos debido a la interacción entre el nervio. Por eso las hemorroides podrían causar prostatitis. Para la prostatitis, los pacientes pueden tomar píldoras diuréticas y antiinflamatorias, que es un tipo de medicina natural pura, y no tiene ningún efecto secundario. Por cierto, por favor, preste atención a que si las hemorroides son sanguinolentas, por favor, no tome esta píldora, ya que tiene la función de activar la circulación de la sangre.

Hemorroides crónicas y problemas de próstata

Prostatitis crónica/síndrome de dolor pélvico crónico (CP/CPPS). Este es el tipo más común de prostatitis. Comparte muchos de los mismos signos que la prostatitis bacteriana. La diferencia es que cuando se realizan pruebas, no hay bacterias en este tipo.

Los médicos no están seguros de la causa de la CP/CPPS. Los factores desencadenantes son el estrés, las lesiones nerviosas cercanas y las lesiones físicas. Las sustancias químicas presentes en la orina o una infección de las vías urinarias que se haya padecido en el pasado pueden desempeñar un papel importante. El CP/CPPS también se ha relacionado con trastornos inmunitarios como el síndrome de fatiga crónica y el síndrome del intestino irritable (SII).

El principal signo de CP/CPPS es el dolor que dura más de 3 meses en al menos una de estas partes del cuerpo:

  • Escroto
  • Entre el escroto y el recto
  • Bajo el abdomen
  • La parte inferior de la espalda

También puede tener dolor al orinar o eyacular. Es posible que no pueda retener la orina o que tenga que orinar más de 8 veces al día. Un chorro de orina débil es otro síntoma común del CP/CPPS.

Prostatitis asintomática. Los hombres que tienen este tipo de prostatitis tienen la próstata inflamada pero no presentan síntomas. Es posible que sólo se enteren de que la tienen si su médico les hace un análisis de sangre para comprobar la salud de su próstata. La prostatitis asintomática no necesita ningún tratamiento, pero puede provocar infertilidad.

Las hemorroides y la prostatitis son enfermedades comunes entre los hombres, ambas enfermedades son causadas por la inflamación. Por lo tanto, muchas personas pueden sospechar que su prostatitis puede ser causada por las hemorroides. De hecho, aunque las hemorroides pueden afectar a la prostatitis, no es directo y la posibilidad no es grande.

Las hemorroides se refieren a los vasos sanguíneos hinchados del recto. Estas venas hemorroidales se encuentran en el ano y en la zona más baja del recto. A veces, estas venas pueden hincharse, lo que hace que las paredes de las venas se estiren, se adelgacen y se irriten cuando se defeca.

La prostatitis suele describirse como una infección de la próstata. Sin embargo, la inflamación sin signos de infección también puede causar prostatitis. Es más, sólo entre el 5% y el 10% de los casos están causados por una infección bacteriana.

Tanto las hemorroides como la prostatitis son enfermedades persistentes, difíciles de curar. Sin embargo, todavía hay algunos pacientes infectados con estas dos enfermedades, que están sufriendo el dolor insoportable. Por lo tanto, muchos pacientes pueden preguntar si su prostatitis puede ser causada por las hemorroides?

En general, la prostatitis y las hemorroides son dos tipos de enfermedades, las hemorroides son causadas por la función de reflujo débil y tortuoso de los vasos sanguíneos. Sin embargo, las hemorroides no tratadas a largo plazo pueden agravar la enfermedad de la prostatitis.

Aunque la prostatitis puede causar dolor en el perineo o en la parte lumbosacra, no tiene relación directa con las hemorroides. La prostatitis puede ser una enfermedad crónica; tiene un tiempo de tratamiento largo y enfoques terapéuticos estrictos. Debido a los tejidos especiales que crecen fuera de la próstata, el medicamento no puede penetrar fácilmente en la próstata, lo que puede ser la razón principal que lleva a la recaída de la prostatitis.

Tratamientos de la prostatitis

Los tratamientos de la prostatitis dependen de la causa subyacente. Pueden incluir:

  • Antibióticos. Este es el tratamiento más comúnmente prescrito para la prostatitis. El médico elegirá la medicación en función del tipo de bacteria que pueda estar causando la infección. Si tiene síntomas graves, es posible que necesite antibióticos por vía intravenosa. Es probable que tenga que tomar antibióticos por vía oral durante cuatro a seis semanas, pero podría necesitar un tratamiento más prolongado en el caso de prostatitis crónica o recurrente.
  • Bloqueadores alfa. Estos medicamentos ayudan a relajar el cuello de la vejiga y las fibras musculares donde la próstata se une a la vejiga. Este tratamiento podría aliviar los síntomas, como el dolor al orinar. Los bloqueadores alfa ayudan a relajar el cuello de la vejiga y las fibras musculares donde la próstata se une a la vejiga.
  • Agentes antiinflamatorios. Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) podrían hacerle sentir más cómodo.

Medicina alternativa

Las terapias alternativas que se muestran algo prometedoras para reducir los síntomas de la prostatitis incluyen:

  • Biorretroalimentación. Un especialista en biorretroalimentación utiliza las señales de un equipo de monitorización para enseñarle a controlar ciertas funciones y respuestas corporales, incluida la relajación de los músculos. Las terapias alternativas que se muestran prometedoras para reducir los síntomas de la prostatitis incluyen
  • Acupuntura. Esto implica la inserción de agujas muy finas a través de su piel a varias profundidades en ciertos puntos de su cuerpo.
  • Remedios herbales y suplementos. No hay pruebas de que las hierbas y los suplementos mejoren la prostatitis, aunque muchos hombres los toman. Algunos tratamientos a base de hierbas para la prostatitis incluyen la hierba de centeno (cernilton), una sustancia química que se encuentra en el té verde, las cebollas y otras plantas (quercetina) y el extracto de la planta de palma enana americana.

Comente con su médico el uso de prácticas y suplementos de medicina alternativa.

Leave a Comment