Hemorroidectomía

Hemorrhoidectomy: Colorectal Surgery to Remove Hemorrhoids

Una hemorroidectomía es una cirugía para extirpar hemorroides internas o hemorroides externas que son extensas o graves. La hemorroidectomía quirúrgica es el tratamiento más eficaz para las hemorroides, aunque se asocia con la mayor tasa de complicaciones.

  1. Hemorroidectomía: Cirugía colorrectal para eliminar las hemorroides
  2. Hemorroidectomía cerrada
  3. Hemorroidectomía abierta
  4. Hemorroidectomía engrapada para hemorroides prolapsantes
  5. Riesgos de la hemorroidectomía
  6. Antes de una hemorroidectomía
  7. Después de una hemorroidectomía

En este tipo de operación, las hemorroides agrandadas se eliminan (“ectomía” significa “extirpación”) utilizando instrumentos como tijeras, un bisturí o un láser. En algunos enfoques la herida se deja abierta después, en otros se cierra parcial o totalmente con puntos de sutura. Estos tipos de técnicas quirúrgicas se denominan “abiertas”, “parcialmente abiertas” o “cerradas”. Dejar la herida parcial o completamente abierta tiene la ventaja de que hay menos complicaciones relacionadas con los puntos y menos problemas de hematomas. Una de las desventajas es que las heridas abiertas tardan más en cicatrizar.

La hemorroidectomía puede realizarse con un bisturí estándar o con un bisturí ultrasónico para cortar las hemorroides (un método que no requiere suturas). Otro método que no requiere suturas es el de las grapas. Una vez eliminadas las hemorroides, se utiliza tejido de otras partes del ano para cerrar la herida con grapas quirúrgicas.

Independientemente de la operación a la que se sometan, la mayoría de los pacientes experimentan dolor en la región anal después. Por ello, es posible que las deposiciones y el hecho de sentarse duelan. Estos problemas suelen tratarse con analgésicos. Otros problemas que pueden surgir son las hemorragias después de la operación, las infecciones de la herida, los abscesos, el estrechamiento del ano (estenosis anal) y, rara vez, la incontinencia fecal. La incontinencia fecal es la incapacidad de controlar las deposiciones.

Hemorroidectomía: Cirugía colorrectal para eliminar las hemorroides

La hemorroidectomía se realiza en los siguientes escenarios:

  • Hemorroides sintomáticas de grado III, grado IV o mixtas internas y externas
  • Cuando hay afecciones anorrectales adicionales que requieren cirugía
  • Hemorroides internas estranguladas
  • Algunas hemorroides externas trombosadas
  • Cuando los pacientes que no toleran o fracasan los procedimientos mínimamente invasivos

Tipos de hemorroidectomías y procedimientos relacionados realizados durante la cirugía:

  • Hemorroidectomía cerrada
  • Hemorroidectomía abierta
  • Hemorroidectomía con banda (Procedimiento para Prolapso y Hemorroides – PPH)
  • Ligadura con banda de goma
  • Esfinterotomía interna lateral

Hemorroidectomía cerrada

La hemorroidectomía cerrada es el procedimiento quirúrgico más utilizado para tratar las hemorroides internas.

Consiste en la escisión de los haces hemorroidales utilizando un instrumento afilado, como un bisturí, tijeras, electrocauterio o incluso láser, seguido de un cierre completo de la herida con sutura absorbible. Normalmente se tratan las tres columnas hemorroidales a la vez. Los cuidados postoperatorios incluyen baños de asiento frecuentes, analgésicos suaves y evitar el estreñimiento. La hemorroidectomía cerrada tiene éxito en el 95% de los casos.

Las posibles complicaciones son el dolor, la hemorragia retardada, la retención urinaria/infección del tracto urinario, la impactación fecal y, muy raramente, la infección, la ruptura de la herida, la incontinencia fecal y la estenosis anal. Aunque esta técnica es la que presenta más molestias y dolor postoperatorio, tiene los mejores resultados a largo plazo y las tasas de recidiva más bajas. Se están ideando nuevos métodos para disminuir el dolor asociado a la cirugía y deberían permitir una mejor experiencia del paciente.

Hemorroidectomía abierta

En una hemorroidectomía abierta, el tejido hemorroidal se extirpa de la misma manera que en un procedimiento cerrado, pero aquí la incisión se deja abierta. Los cirujanos pueden optar por la hemorroidectomía abierta cuando la localización o la cantidad de la enfermedad dificultan el cierre de la herida o la probabilidad de infección postoperatoria es alta. A menudo se utiliza una combinación de técnicas abiertas y cerradas. Las complicaciones tras la hemorroidectomía abierta son similares a las que se producen tras la hemorroidectomía cerrada.

Hemorroidectomía con grapas para hemorroides prolapsadas

La hemorroidectomía con grapas es la más reciente adición al arsenal de procedimientos quirúrgicos para las hemorroides internas. Tiene varios alias, incluyendo el procedimiento de Longo, el procedimiento para el prolapso y las hemorroides (PPH, Ethicon Endo-surgery, Inc., Cincinnati, OH), la mucosectomía circunferencial con grapas y la hemorroidopexia con grapadora circular.

La hemorroidectomía con grapas se utiliza sobre todo en pacientes con hemorroides de grado III y IV y en aquellos en los que fracasan los tratamientos mínimamente invasivos anteriores. Durante la hemorroidectomía con grapas, se utiliza un dispositivo de grapado circular para extirpar un anillo circunferencial de tejido hemorroidal sobrante, con lo que las hemorroides vuelven a su posición normal dentro del canal anal.

El grapado también interrumpe el suministro de sangre a las hemorroides. Los estudios han sugerido que la hemorroidectomía con grapas produce menos dolor postoperatorio y una recuperación más corta en comparación con la cirugía convencional, pero una mayor tasa de recidiva. La frecuencia de las complicaciones es similar a la de la hemorroidectomía estándar.

Riesgos de la hemorroidectomía

Los riesgos potenciales de una hemorroidectomía incluyen:

  • Infección
  • Sangrado
  • Pérdida de orina
  • Problemas para orinar debido al dolor

Antes de una hemorroidectomía

Informe a su médico de todos los medicamentos que toma antes de someterse a la cirugía de hemorroides.

Es posible que tenga que dejar de tomar medicamentos como aspirina, Advil (ibuprofeno), Aleve (naproxeno), anticoagulantes orales como Coumadin (warfarina), Eliquis (apixaban) y Xarelto (rivaroxaban), o Plavix (bisulfato de clopidogrel) varios días antes de la intervención.

Además, informe a su médico si fuma antes de someterse a una hemorroidectomía. Fumar puede dificultar la curación de su cuerpo.

Es posible que le digan que no coma ni beba nada entre 6 y 12 horas antes de la intervención. Siga las instrucciones de su médico.

Después de una hemorroidectomía

Probablemente podrá volver a casa el mismo día de la intervención. Asegúrese de que otra persona le lleve.

Puede experimentar dolor después de la cirugía de hemorroides. Tome los medicamentos que le recete su médico para aliviar las molestias.

El médico también puede recomendarle que tome un baño de asiento, que consiste en sentarse en un baño poco profundo de agua caliente durante 15 a 20 minutos.

Esto ayuda a mantener la zona limpia y aumenta el flujo sanguíneo en la región. Pregunte a su médico con qué frecuencia debe hacerlo.

La recuperación completa suele tardar unas dos semanas.

Después de la intervención de hemorroidectomía, debe intentar hacer cambios en la dieta y el estilo de vida para que las hemorroides no vuelvan a aparecer. Estos pueden incluir:

  • Consumir una dieta rica en fibra
  • Beber más agua
  • Evitar el esfuerzo durante la defecación
  • Ejercitarse con frecuencia
  • Evitar pasar mucho tiempo sentado

Leave a Comment