Hemorroides externas

Hemorrhoid

Hemorroides externas (almorranas) ocurren distalmente a la línea dentada y se desarrollan como resultado de la distensión e inflamación del sistema venoso hemorroidal externo (ver la primera imagen abajo). La congestión de un vaso hemorroidal con hinchazón aguda puede permitir que la sangre se acumule y, posteriormente, se coagule; esto da lugar a la hemorroide externa agudamente trombosada, una decoloración azulada-violácea a menudo acompañada de un dolor intenso e incapacitante.

Las hemorroides externas trombosadas son un problema común pero siguen siendo un tema poco estudiado. Entre los factores de riesgo de hemorroides externas trombosadas que se han descrito figuran un estreñimiento reciente y un parto vaginal traumático.

Aunque el tratamiento conservador no quirúrgico (ablandadores de heces, aumento de la fibra en la dieta, aumento de la ingesta de líquidos, baños calientes, analgesia) acaba por mejorar los síntomas en la mayoría de los pacientes, la escisión quirúrgica de la hemorroide externa trombosada suele precipitar la resolución.

Los tratamientos conservadores más recientes, como el nifedipino tópico, prometen tener ventajas sobre los tratamientos conservadores tradicionales, como la pomada de lidocaína; sin embargo, en comparación con la escisión quirúrgica, todavía no han demostrado que acorten el tiempo hasta la resolución de los síntomas ni que reduzcan la frecuencia de las recidivas.

La escisión quirúrgica de la hemorroide externa agudamente trombosada es competencia de un médico de consulta o de urgencias. Este procedimiento seguro ofrece bajas tasas de recurrencia y complicaciones y altos niveles de aceptación y satisfacción de los pacientes.

Hemorroides externas: Causas, síntomas y tratamientos

La causa más común de las hemorroides externas es el esfuerzo repetido al defecar. Las hemorroides se desarrollan cuando las venas del recto o del ano se dilatan o agrandan y pueden ser “internas” o “externas”. Las hemorroides externas suelen encontrarse debajo de la piel que rodea el ano.

Reconociendo los síntomas de las hemorroides externas

Hay una serie de síntomas que pueden afectar a una persona con hemorroides. Los síntomas tienden a variar dependiendo de la gravedad de sus hemorroides. Algunos de los síntomas que puede tener son los siguientes:

  • Picor alrededor del ano o de la zona rectal
  • Dolor alrededor del ano
  • Golpes cerca o alrededor del ano
  • Sangre en las heces

Puede notar sangrado al usar el baño. Esto incluye ver sangre en el papel higiénico o en el inodoro. Los bultos alrededor del ano pueden sentirse como si estuvieran hinchados.

Estos síntomas también pueden ocurrir debido a otras condiciones. Pero si experimenta estos síntomas, debe programar un examen con su médico.

¿Cuáles son las causas de las hemorroides externas?

La causa más común de las hemorroides es el esfuerzo repetido al defecar. Esto suele ser causado por casos graves de estreñimiento o diarrea. El esfuerzo obstaculiza el flujo sanguíneo que entra y sale de la zona. Esto provoca la acumulación de sangre y el aumento de los vasos sanguíneos en esa zona.

Las mujeres embarazadas también pueden tener un mayor riesgo de padecer hemorroides debido a la presión que ejerce el útero sobre estas venas.

¿Quién tiene riesgo de padecer hemorroides externas?

Si tus padres han tenido hemorroides, es más probable que tú también las tengas. Las hemorroides también pueden ser causadas por el embarazo.

A medida que envejecemos, las hemorroides pueden producirse debido al aumento de la presión causada por estar mucho tiempo sentado. Y cualquier cosa que le haga esforzarse durante las deposiciones puede provocar hemorroides externas.

Si no está seguro de cuál puede ser la causa de sus hemorroides, su médico podría determinar el motivo.

¿Cómo se diagnostican las hemorroides externas?

Dado que muchos de los síntomas de las hemorroides externas también pueden estar causados por otras afecciones, es necesario realizar un examen en profundidad. Su médico puede utilizar una serie de pruebas para confirmar la presencia de hemorroides externas cerca del ano. Estas pruebas pueden incluir:

  • proctoscopia
  • examen digital del recto
  • colonoscopia
  • sigmoidoscopia
  • anoscopia

Su médico puede comenzar con un examen físico. En los casos de hemorroides externas, es posible que puedan ver las hemorroides.

Si su médico sospecha que tiene hemorroides internas en lugar de hemorroides externas, puede utilizar una anoscopia para examinar el interior del ano. Las hemorroides internas también pueden verse con una colonoscopia, sigmoidoscopia o proctoscopia.

Tratamiento de las hemorroides externas

Las hemorroides pueden ser tratadas de varias maneras dependiendo de la gravedad. Su médico puede preguntarle si tiene alguna preferencia por ciertos tipos de medicamentos o tratamientos.

Algunos tratamientos generales que su médico podría sugerir incluyen compresas de hielo para reducir la hinchazón, supositorios o cremas para las hemorroides.

Estas opciones pueden ofrecer alivio a las personas que tienen un caso más leve de hemorroides. Si tiene un caso más grave, su médico puede sugerir el tratamiento con un procedimiento quirúrgico.

Los tratamientos quirúrgicos incluyen:

  • Extracción de las hemorroides, conocida como hemorroidectomía
  • quemar el tejido de las hemorroides con foto infrarroja, láser o coagulación eléctrica
  • Escleroterapia o ligadura con banda elástica para reducir las hemorroides

¿Cómo puedo prevenir la aparición de hemorroides externas?

El principal factor para prevenir las hemorroides externas es evitar el esfuerzo durante la defecación. Si tiene un estreñimiento severo, puede intentar usar ayudas como laxantes o incluir más fibra en su dieta.

Los ablandadores de heces son otra opción popular de venta libre que puede ayudarle con el estreñimiento temporal debido al embarazo u otros factores. Si estas opciones no le ayudan, puede hablar con su médico sobre otras opciones para reducir el esfuerzo.

¿Cuál es el pronóstico a largo plazo para las hemorroides externas?

Las hemorroides son una condición bastante común. Muchas personas se recuperan con el tratamiento adecuado. En los casos graves de hemorroides externas, pueden ser necesarios métodos quirúrgicos para su tratamiento. Las personas que tienen hemorroides externas severas sólo pueden notar una reducción como resultado de este tipo de tratamiento.

Trombosis de hemorroides externas

Las hemorroides se refieren a los vasos sanguíneos hinchados que se encuentran en y alrededor del recto y el ano y es sobre todo como resultado de los movimientos intestinales. Cuando las venas se hinchan, las paredes se vuelven delgadas, se estiran y se irritan. Las personas que sufren de hemorroides externas suelen encontrarlas muy incómodas. En algunos casos, pueden formarse coágulos de sangre en las zonas inflamadas, lo que provoca una trombosis, una condición dolorosa. Al trombosarse, la hinchazón se volverá azul o amarilla y también puede provocar una hemorragia. Esto puede asustarle, pero aunque no se trate, se resolverá por sí solo en el plazo de una semana. Sin embargo, si el dolor se vuelve insoportable, es aconsejable que busques ayuda de un médico. Si el dolor es excesivo y se experimenta una hemorragia anal, es imperativo que busque asistencia médica, ya que podría ser un signo de una condición que pone en peligro la vida. Será muy necesaria una evaluación exhaustiva por parte de su médico de cabecera.

Síntomas de trombosis de hemorroides externas

Hay una serie de síntomas que indican la posibilidad de una trombosis de hemorroides externas y algunos de ellos son:

  • Hinchazón en y alrededor del ano.
  • Golpe doloroso o sensible alrededor del ano.
  • Pérdida ocasional de heces.
  • Irritación o picor en la zona anal.
  • Sangrado indoloro al ir al baño.

Posibles causas de la trombosis de las hemorroides externas

Las hemorroides externas afectan a personas de todas las edades y más de la mitad de las personas las experimentarán en algún momento de su vida. Sin embargo, es más frecuente en mujeres embarazadas y en personas mayores. Las investigaciones científicas no han demostrado cuál es la verdadera causa, pero se cree que podría deberse a venas débiles y a factores genéticos, entre otros. También se cree que la dieta es un factor que puede provocar esta afección. Aquellos que comen principalmente alimentos ricos en fibra son menos propensos a sufrir hemorroides que los que comen alimentos procesados. La ingesta inadecuada de líquidos puede causar estreñimiento, lo que desencadena las hemorroides externas al causar esfuerzo mientras se está en el baño y al producir heces duras que pueden agravar aún más la situación.

Cura para la trombosis de las hemorroides externas

Hay una serie de tratamientos para la trombosis de hemorroides externas. Los más comunes son los tratamientos no quirúrgicos como el uso de ablandadores de heces, el aumento de la ingesta de fibra, tomar más líquido todos los días y la adopción de baños calientes.

Además, hay algunas opciones de tratamiento más nuevas y conservadoras que están disponibles hoy en día y entre ellas está la nifedipina tópica. Este tratamiento ofrece resultados mejores y más rápidos que la pomada de lidocaína, que ha sido la opción preferida de tratamiento durante muchos años.

La cirugía también es una opción eficaz de tratamiento para la trombosis de las hemorroides externas. Esto es especialmente el caso si es en una condición aguda. Este tipo de cirugía puede realizarse en un departamento ambulatorio de un hospital o en la clínica del médico. El resultado para quienes optan por la cirugía es rápido y ha obtenido un alto nivel de satisfacción y aceptación entre los pacientes.

Su médico le recomendará un método de tratamiento tras evaluarle. Dependiendo de si la afección es leve, grave o moderada, se recomendará el tratamiento adecuado.

Leave a Comment