Dieta para las hemorroides

Diet for Hemorrhoids

Aproximadamente la mitad de los adultos padecen hemorroides, o venas inflamadas en el recto o el ano, antes de los 50 años. Los síntomas varían, pero pueden incluir dolor y picor anal, dolor al defecar, protuberancias sensibles cerca del ano y papel higiénico con sangre después de limpiarse. Las posibles causas son el embarazo, la obesidad, permanecer sentado durante mucho tiempo, los problemas digestivos crónicos y una dieta pobre en líquidos o fibra. Los brotes de hemorroides suelen resolverse por sí solos. Los medicamentos y los cambios en la dieta pueden ayudar a prevenir o reducir los síntomas.

Yogur y kéfir

El yogur y el kéfir, una bebida parecida al yogur, proporcionan probióticos, bacterias beneficiosas o “amistosas” que promueven la salud digestiva y la función inmunitaria. Los probióticos pueden ayudar a prevenir o tratar las hemorroides, según el Centro Médico de la Universidad de Maryland. Para obtener los mejores resultados, consuma habitualmente yogur o kéfir que contenga cultivos activos vivos, como el lactobacilo o el bífidus. Beber kéfir también puede ayudar a reducir la deshidratación y estimular los movimientos intestinales.

Frutas y verduras

Las frutas y las verduras aportan valiosos nutrientes que ayudan a fortalecer su sistema inmunológico y líquidos que pueden ayudar a aliviar el estreñimiento. Como alimentos ricos en fibra, las frutas y verduras también añaden volumen a las heces y pueden reducir el esfuerzo y el dolor durante las deposiciones. Entre las frutas y verduras especialmente ricas en fibra se encuentran las bayas, las manzanas, las peras, los aguacates, las alcachofas, los guisantes, el brócoli, las verduras de hoja oscura, las judías y la calabaza de invierno.

Granos integrales

Como los cereales integrales contienen toda la parte nutritiva del grano, proporcionan más fibra, proteínas y micronutrientes que los cereales refinados, como la harina blanca. La mayoría de las personas no cubren sus necesidades diarias de fibra, que oscilan entre 21 y 38 gramos de fibra al día. Comer 1/4 de taza de amaranto o 1 taza de cebada perlada aporta 6 gramos de fibra. Otros alimentos integrales ricos en fibra son la avena, los panes y cereales fríos 100 % integrales, el arroz integral de grano largo, el arroz salvaje y las palomitas de maíz.

Los líquidos

Para prevenir o reducir los síntomas de las hemorroides relacionados con una dieta baja en líquidos, beba agua u otros líquidos a lo largo de cada día. Beba al menos 8 tazas de líquido, o 64 onzas, diariamente, que pueden provenir de agua, leche, zumos de frutas o verduras al 100 por cien, infusiones o sopas a base de caldo. Tenga en cuenta que los zumos de frutas y verduras contienen menos fibra que las variedades enteras. Evite las bebidas con cafeína, alcohol y alto contenido en azúcar, que pueden proporcionar menos hidratación y, en algunos casos, contribuir al aumento de peso.

¿Qué debo comer si tengo hemorroides?

Es posible que su médico le recomiende comer más alimentos con alto contenido en fibra. Comer alimentos ricos en fibra puede hacer que las heces sean más blandas y fáciles de expulsar y puede ayudar a tratar y prevenir las hemorroides. Beber agua y otros líquidos, como zumos de frutas y sopas claras, puede ayudar a que la fibra de su dieta funcione mejor. Consulte a su médico sobre la cantidad que debe beber al día en función de su estado de salud, su nivel de actividad y su lugar de residencia.

Las Guías Alimentarias para los Estadounidenses recomiendan una ingesta de fibra dietética de 14 gramos por cada 1.000 calorías consumidas. Por ejemplo, para una dieta de 2.000 calorías, la recomendación de fibra es de 28 gramos al día.

La cantidad de fibra de un alimento se indica en la etiqueta de información nutricional del mismo. Algunos alimentos ricos en fibra se enumeran en la siguiente tabla.

.

.

.

.

Alimentos ricos en fibra
Alimentos y tamaño de las porciones Cantidad de fibra
Granos
⅓-¾ de taza de salvado alto en fibra, cereal listo para consumir 9,1-14,3 gramos
1-1¼ tazas de trigo rallado, cereal listo para comer 5,0-9,0 gramos
1½ tazas de espaguetis integrales, cocidos 3,2 gramos
1 panecillo pequeño de salvado de avena 3,0 gramos
Frutas
1 pera mediana, con piel 5,5 gramos
1 manzana mediana, con piel 4,4 gramos
½ taza de frambuesas 4,0 gramos
½ taza de ciruelas pasas guisadas 3,8 gramos
Verduras
½ taza de guisantes verdes cocidos 3,5-4,4 gramos
½ taza de verduras mixtas, cocidas a partir de la congelación 4,0 gramos
½ taza de coles cocidas 3,8 gramos
1 batata mediana, cocida con piel 3,8 gramos
1 patata mediana, asada, con piel 3,6 gramos
½ taza de calabaza de invierno, cocida 2,9 gramos
Alubias
½ taza de alubias blancas cocidas 9,6 gramos
½ taza de alubias pintas, cocidas 7,7 gramos
½ taza de alubias rojas, cocidas 5,7 gramos

Fuente: Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos y Departamento de Agricultura de Estados Unidos. Directrices dietéticas para los estadounidenses 2015-2020. 8ª edición. Diciembre de 2015.

¿Qué debo evitar comer si tengo hemorroides?

Si sus hemorroides son causadas por estreñimiento crónico, intente no comer demasiados alimentos con poca o ninguna fibra, como

  • queso
  • patatas fritas
  • comida rápida
  • helados
  • carne
  • Alimentos preparados, como algunos alimentos congelados y de aperitivo
  • Alimentos procesados, como los perritos calientes y algunas cenas para microondas

Formas fáciles de prevenir las hemorroides

Agobiado por las hemorroides? Estas sencillas estrategias pueden ayudar a evitar que el dolor de las hemorroides se interponga en tu vida.

1. Llénese de fibra

Las hemorroides son más probables en las personas que tienen movimientos intestinales poco frecuentes. Una de las formas más fáciles y naturales de ser más regular es llenarse de fibra, ya sea a través de la dieta o de suplementos. “Añadir fibra a la dieta es la recomendación universal tanto de los médicos de familia como de los gastroenterólogos”, dice el doctor Kussin. “Puede aumentar los gases, pero es un pequeño precio a pagar por los beneficios”. Procure consumir entre 25 y 30 gramos de fibra al día. Entre las grandes fuentes alimentarias de fibra se encuentran:

  • Legumbres, como guisantes partidos, lentejas, frijoles negros, frijoles de lima y frijoles horneados
  • Granos enteros, como la cebada, los copos de salvado, la avena y el arroz integral
  • Verduras, como la alcachofa, los guisantes, el brócoli y las coles de Bruselas
  • Frutas, como frambuesas, peras, manzanas y plátanos

2. Beber suficiente agua

Esta estrategia de prevención de hemorroides es simple y barata, sin embargo, muy pocos de nosotros realmente lo hacemos. Junto con una dieta saludable llena de fibra, la hidratación adecuada del agua es la clave para tener movimientos intestinales saludables. “Beber suficiente agua ayuda a prevenir el estreñimiento y, por tanto, disminuye el esfuerzo”, dice el doctor Richard Desi, gastroenterólogo del Mercy Medical Center de Baltimore. Beber de seis a ocho vasos de agua cada día no sólo mantiene su sistema digestivo funcionando sin problemas, sino que beneficia a todo su cuerpo.

3. Haz mucho ejercicio

Según el Dr. Desi, el ejercicio y las hemorroides tienen una relación de amor-odio. “El ejercicio ayuda a mantener el colon más regular”, dice. “Sin embargo, participar en actividades que aumentan la presión abdominal y/o el esfuerzo (como el levantamiento de pesas) puede conducir a la formación de hemorroides”. Mantenerse activo reduce el tiempo que pasa sentado y ejerce presión sobre las venas de la parte inferior del recto. Si usted tiene un historial de hemorroides problemáticas, es posible que desee mantenerse alejado de levantar pesos pesados u otras actividades extenuantes y optar por rutinas de ejercicio más moderadas como el yoga, la natación o caminar para evitar que las hemorroides se agudicen.

4. Tenga cuidado con los laxantes

Cuando estás estreñido, algunos suplementos de fibra, en particular las cápsulas de psilio, tienen un historial de ayudar a ser más regular, lo que puede prevenir las hemorroides dolorosas. En cuanto a los laxantes, pueden ayudar siempre que elijas los correctos. “Los laxantes más seguros son los que trabajan con su cuerpo en lugar de los que estimulan o simulan las actividades fisiológicas normales”, dice Kussin. “Algunos laxantes actúan estimulando la contracción intestinal para hacer avanzar el contenido. Esto podría aumentar la presión de las hemorroides y causar síntomas”. Para prevenir las hemorroides o para tratar las hemorroides que están activas, Kussin sugiere laxantes osmóticos que simplemente aumentan la cantidad de agua en el intestino y reducen el estreñimiento.

5. No luches contra las ganas

Cuando tengas que ir, ve. Esta es una de las formas más sencillas de prevenir las hemorroides. “Ignorar a la madre naturaleza tiene sus riesgos, y las hemorroides son uno de ellos”, dice Kussin. “Si obedeces a tu cuerpo cuando te grita, la probabilidad de problemas es menor. Escuchas a los demás cuando te gritan; ¿por qué no escuchar también a tu propio cuerpo? Cuando esperas hasta que decides que tienes el tiempo para mover los intestinos, el éxito será mucho más esquivo y el esfuerzo mucho más probable.”

6. Evitar el esfuerzo

Esforzarse y ejercer más presión sobre las venas del recto es una de las causas más comunes de hemorroides dolorosas o que sangran. En algunos casos, esto puede ocurrir como resultado de empujar demasiado fuerte al tratar de defecar. Otras situaciones también pueden provocar el esfuerzo, como levantar objetos pesados, una tos crónica o incluso el embarazo. Si tiene problemas con las hemorroides, Kussin aconseja ser consciente del esfuerzo que está realizando en sus intestinos y evitarlo en la medida de lo posible.

Leave a Comment