Hemorroides crónicas

Chronic Hemorrhoids

Hemorroides, también llamadas pilas, son venas hinchadas en el ano y la parte inferior del recto, similares a las varices. Las hemorroides tienen varias causas, aunque a menudo se desconoce la causa. Pueden ser el resultado de un esfuerzo durante la defecación o del aumento de la presión sobre estas venas durante el embarazo. Las hemorroides pueden estar localizadas dentro del recto (hemorroides internas), o pueden desarrollarse bajo la piel que rodea el ano (hemorroides externas).

  1. Hemorroides crónicas
  2. Vivir con hemorroides crónicas
  3. Cómo sé si mis hemorroides son crónicas
  4. Síntomas
  5. Prevención

Las hemorroides son muy comunes. Casi tres de cada cuatro adultos tendrán hemorroides de vez en cuando. A veces no causan síntomas pero en otras ocasiones provocan picazón, molestias y sangrado.

Qué son las hemorroides crónicas

En cierto sentido, todo el mundo tiene hemorroides (o almorranas), los grupos de venas en forma de almohada que se encuentran justo debajo de las membranas mucosas que recubren la parte más baja del recto y el ano. La afección que la mayoría de nosotros llamamos hemorroides (o almorranas) se desarrolla cuando esas venas se hinchan y distensionan, como las varices en las piernas. Dado que los vasos sanguíneos implicados deben luchar continuamente contra la gravedad para hacer llegar la sangre al corazón, algunas personas creen que las hemorroides son parte del precio que pagamos por ser criaturas erguidas.

Hay dos tipos de hemorroides: las internas, que se producen en la parte inferior del recto, y las externas, que se desarrollan bajo la piel que rodea el ano. Las hemorroides externas son las más molestas, porque la piel que las recubre se irrita y erosiona. Si se forma un coágulo de sangre dentro de una hemorroide externa, el dolor puede ser repentino e intenso. Puede sentir o ver un bulto alrededor del ano. El coágulo suele disolverse, dejando un exceso de piel (una etiqueta cutánea), que puede picar o irritarse.

Las hemorroides internas suelen ser indoloras, incluso cuando producen sangrado. Por ejemplo, puede ver sangre de color rojo intenso en el papel higiénico o que gotea en la taza del váter. Las hemorroides internas también pueden prolapsar, o extenderse más allá del ano, causando varios problemas potenciales. Cuando una hemorroide sobresale, puede acumular pequeñas cantidades de moco y partículas fecales microscópicas que pueden causar una irritación llamada prurito ani. Limpiarse constantemente para intentar aliviar el picor puede empeorar el problema.

En algunos casos, las hemorroides aparecen temporalmente y desaparecen de forma natural. Unas pocas aplicaciones de la pomada adecuada para tratar los síntomas y sus hemorroides no son más que un recuerdo desagradable. Por desgracia, esto es poco frecuente. En la mayoría de los casos, si las hemorroides están causando suficiente molestia para que usted se dé cuenta, lo más probable es que no desaparezcan fácilmente. Muchos de los casos que nuestros médicos tratan son hemorroides crónicas, lo que significa que duran más de un par de semanas y tienden a rebrotar una y otra vez.

Vivir con hemorroides crónicas

Las hemorroides crónicas externas rara vez desaparecen por sí solas. Puede aliviar los síntomas aplicando cremas para las hemorroides, cambiando su dieta o aumentando su consumo de fibra, pero no encontrará un alivio verdadero y duradero hasta que encuentre el tratamiento adecuado prescrito por el médico.

Cómo sé si mis hemorroides son crónicas

Las hemorroides externas crónicas son venas hinchadas, que a menudo se ven o se sienten bajo la piel justo alrededor del borde del ano. En la mayoría de los casos, las hemorroides externas van acompañadas también de hemorroides internas. Además de la sensación de picor o ardor de las almorranas, las hemorroides crónicas también provocan sangrado y a veces segregan mucosidad. Si notas sangre en el papel higiénico y tus hemorroides han pasado de ser incómodas a ser dolorosas, es hora de acudir al médico.

Si usted está leyendo esto y todavía no está seguro de si tiene hemorroides crónicas – siga adelante y llame a un médico asociado de CRH O’Regan cerca de usted y pida una cita. Ya sea que sus hemorroides sean crónicas o no, ver a un médico significa que ya ha dado el primer paso hacia el alivio completo de las hemorroides.

Cuáles son las causas de los problemas de hemorroides

Los factores que pueden conducir al desarrollo de problemas de hemorroides incluyen:

  • Esfuerzo durante la defecación o levantamiento de objetos pesados o actividad vigorosa. Los problemas de hemorroides pueden ser causados por la falta de higiene.
  • Movimientos intestinales duros o acuosos.
  • Sentarse en el inodoro durante mucho tiempo (por ejemplo, mientras se lee o se juega a los videojuegos).
  • Una dieta baja en fibra.
  • Embarazo y partos vaginales.
  • Envejecimiento.

Cuáles son los síntomas de la enfermedad hemorroidal crónica

Los síntomas de la enfermedad hemorroidal interna incluyen:

  • Sangrado rectal, por lo general de color rojo brillante, durante y ocasionalmente entre las deposiciones.
  • Sangrado de la piel, por lo general de color rojo brillante, durante y ocasionalmente entre las deposiciones.
  • Dolor anal, especialmente durante o después de las deposiciones.
  • Picor o ardor anal.
  • La zona anal es difícil de limpiar.
  • Abultamiento (prolapso) de las hemorroides internas durante la defecación. Las hemorroides pueden volver a entrar por sí solas o pueden empujarse de nuevo dentro del ano con la mano.
  • Drenaje.

Prevención de las hemorroides crónicas

La mejor manera de prevenir las hemorroides es mantener las heces blandas para que sean fáciles de expulsar y no requieran esfuerzo. Llevar una dieta rica en fibra y beber mucho líquido (de seis a ocho vasos al día) puede ayudarle a mantener la regularidad y a que sus heces sean blandas, y puede reducir el estreñimiento y la necesidad de hacer esfuerzos en el baño, disminuyendo el riesgo de desarrollar nuevas hemorroides.

Para prevenir las hemorroides y reducir sus síntomas, siga estos consejos:

  • Come alimentos ricos en fibra. Come más frutas, verduras y cereales integrales. Hacerlo ablanda las heces y aumenta su volumen, lo que le ayudará a evitar el esfuerzo que puede causar las hemorroides. Añada fibra a su dieta poco a poco para evitar problemas con los gases.
  • Beba muchos líquidos. Beba de seis a ocho vasos de agua y otros líquidos (no alcohol) cada día para ayudar a mantener las heces blandas.
  • Considere la posibilidad de tomar suplementos de fibra. La mayoría de las personas no ingieren la cantidad de fibra recomendada -25 gramos al día para las mujeres y 38 gramos al día para los hombres- en su dieta. Si utiliza suplementos de fibra, asegúrese de beber al menos ocho vasos de agua u otros líquidos cada día. De lo contrario, los suplementos pueden provocar estreñimiento o empeorarlo.
  • Por lo tanto, es importante que se asegure de que la dieta de su hijo sea adecuada.
  • No haga esfuerzos. Hacer esfuerzos y aguantar la respiración al intentar evacuar las heces crea una mayor presión en las venas de la parte inferior del recto.
  • Vaya tan pronto como sienta la necesidad. Si espera a defecar y la necesidad desaparece, sus heces podrían secarse y ser más difíciles de expulsar.
  • Ejercicio. Manténgase activo para ayudar a prevenir el estreñimiento y para reducir la presión sobre las venas, que puede producirse con largos períodos de estar de pie o sentado. El ejercicio también puede ayudarle a perder el exceso de peso que puede estar contribuyendo a sus hemorroides.
  • Evite estar sentado durante mucho tiempo. Estar sentado demasiado tiempo, sobre todo en el inodoro, puede aumentar la presión sobre las venas del ano.

Leave a Comment