Trastornos anales (enfermedades anorrectales)

Anal Disorders (Anorectal Diseases)

Los trastornos anorrectales son afecciones dolorosas pero comunes como las hemorroides, los desgarros, las fístulas o los abscesos que afectan a la región anal. La mayoría de las personas experimentan algún tipo de trastorno anorrectal durante su vida. Los médicos de atención primaria pueden tratar la mayoría de estos trastornos; sin embargo, entre las personas de alto riesgo se encuentran las que tienen el VIH, de las que aproximadamente la mitad necesitan una intervención quirúrgica para remediar los trastornos.

Como estos trastornos afectan al recto, las personas suelen tener vergüenza o miedo de consultar a un profesional médico.

El ano es la abertura del recto por la que salen las heces del cuerpo. Los problemas con el ano son comunes. Entre ellos se encuentran las hemorroides, los abscesos, las fisuras (grietas) y el cáncer de ano.

Puede que le dé vergüenza hablar de sus problemas anales. Pero es importante que se lo comunique a su médico, especialmente si tiene dolor o sangrado. Cuantos más detalles pueda dar sobre su problema, mejor podrá ayudarle su médico. Los tratamientos varían en función del problema concreto.

Trastornos comunes del ano y el recto

  • Fisura anal – Una fisura anal, también llamada fisura anorrectal, es una división lineal o desgarro en el revestimiento (“anodermo”) del canal anal inferior. La mayoría de las fisuras anales se producen cuando una deposición grande y dura sobrecarga el orificio anal y desgarra el delicado anodermo. Con menor frecuencia, las fisuras anales se producen por diarrea prolongada, enfermedad inflamatoria intestinal o enfermedades de transmisión sexual que afectan a la zona anorrectal. Las fisuras anales agudas (a corto plazo) suelen ser superficiales y poco profundas, pero las fisuras anales crónicas (a largo plazo) pueden extenderse más profundamente a través del anodermo para exponer la superficie del músculo subyacente.
  • La fisura anal es un problema de salud pública.
  • Absceso anal – Un absceso anal es una acumulación inflamada y dolorosa de pus cerca del ano. La mayoría de los abscesos anales no están relacionados con otros problemas de salud y surgen espontáneamente, por razones que no están claras. Se originan en una pequeña glándula anal, que se agranda para crear un foco de infección bajo la piel. En Estados Unidos, más de la mitad de los abscesos anales se producen en adultos jóvenes de entre 20 y 40 años, y los hombres se ven afectados con más frecuencia que las mujeres. La mayoría de los abscesos anales se localizan cerca del orificio del ano, pero en raras ocasiones pueden producirse a mayor profundidad o más arriba en el canal anal, más cerca del colon inferior o de los órganos pélvicos.
  • Fístula anal

    Fístula anal (fisura anal)

    Fístula anal (fisura anal) – Una fístula anal es un pasaje anormal en forma de túnel, que es el remanente de un antiguo absceso anal después de que haya drenado. Conecta la parte media del canal anal (en la glándula anal) con la superficie de la piel. Después de que un absceso anal haya drenado (ya sea de forma espontánea o cuando un médico lo haya abierto), se desarrollará una fístula anal al menos la mitad de las veces. A veces, el orificio de la fístula en la superficie de la piel descarga constantemente pus o líquido sanguinolento. En otros casos, la abertura de la fístula se cierra temporalmente, provocando que el antiguo absceso anal vuelva a brotar como una dolorosa bolsa de pus. El tratamiento, en forma de cirugía, se considera esencial para permitir el drenaje y prevenir la infección. La reparación de la fístula propiamente dicha se considera un procedimiento electivo por el que optan muchos pacientes debido a las molestias e inconvenientes asociados a una fístula que drena activamente. En las fisuras agudas, el tratamiento médico (no quirúrgico) tiene éxito en la mayoría de los pacientes. De las fisuras agudas, entre el 80% y el 90% se curan con medidas conservadoras, en comparación con las fisuras crónicas (recurrentes), que muestran sólo una tasa de curación del 40%.

  • Hemorroides

    Hemorroides

    Hemorroides – Las hemorroides no suelen causar dolor. Sin embargo, a veces los vasos sanguíneos de una pequeña hemorroide en el borde del orificio anal pueden coagularse (“trombosis”). Esto puede ser provocado por un periodo de estreñimiento de diarrea. Cuando se produce la trombosis, la hemorroide externa se hincha, se endurece y duele, y a veces presenta una secreción sanguinolenta.

Síntomas

Síntomas de las enfermedades anorrectales:

  • Picazón
  • Sensación de ardor
  • Secreción de pus
  • Sangre e hinchazón alrededor del recto y el ano
  • Dolor en el ano
  • Sangrado rectal
  • Cómo entender el sangrado rectal menor
  • Diarrea

Aunque los cuatro trastornos anales causan algún tipo de molestia o dolor anal, otros síntomas varían, dependiendo del problema anal específico.

En el caso de la fisura anal, los síntomas pueden incluir:

  • Dolor en la zona anal, a menudo descrito como agudo, punzante o ardiente, y generalmente desencadenado por la defecación
  • Sangrado rectal leve, normalmente una pequeña cantidad de sangre de color rojo brillante con la defecación o en el papel higiénico.
  • Sangrado anal.

En el caso del absceso anal, los síntomas incluyen:

  • Una masa o hinchazón firme y sensible en la zona anal o alrededor de ella, que puede llegar a ser grande
  • Ocasionalmente fiebre, escalofríos y sensación de malestar general.

En el caso de una fístula anal, los signos y síntomas pueden incluir:

  • Dolor leve alrededor del ano, centrado en una zona donde un antiguo absceso anal ha drenado espontáneamente o ha sido abierto quirúrgicamente por un médico
  • Secreción persistente de sangre, pus o mucosidad maloliente en la zona anal
  • Síntomas de un absceso anal recurrente (véase más arriba), que puede desarrollarse si el orificio externo de la fístula se obstruye y el antiguo absceso se reactiva.
  • Para la trombosis de una fístula externa
    En el caso de la trombosis de una hemorroide externa, los signos y síntomas incluyen:

    • Una hinchazón firme y generalmente bastante dolorosa en el orificio anal
    • Ocasionalmente, secreción sanguinolenta, si la superficie de la hemorroide se rompe.

    Diagnóstico

    Los médicos utilizan una variedad de herramientas y técnicas para evaluar el tipo de trastorno anorrectal, incluidas las investigaciones digitales y anoscópicas, las palpaciones y las palpitaciones. El examen inicial puede ser doloroso porque el gastroenterólogo tendrá que extender las nalgas y sondear la zona dolorida, lo que puede requerir anestesia local.

    Una vez que haya descrito sus síntomas, el médico le hará preguntas sobre su historial médico y su estilo de vida que le ayudarán a evaluar su problema anal. Dependiendo de sus síntomas, el médico puede preguntar sobre:

    • Sus hábitos intestinales, especialmente cualquier historial de estreñimiento
    • Su historial médico, incluyendo cualquier antecedente de trastornos hemorrágicos, episodios de sangrado rectal, enfermedad inflamatoria intestinal, enfermedades de transmisión sexual o tratamiento con radiación para el cáncer
    • Su uso de medicamentos con o sin receta que puedan aumentar el riesgo de hemorragia
    • Si practica el coito anal o tiene algún antecedente de traumatismo anal

    A continuación, su médico le realizará un examen físico del abdomen, seguido de un examen externo de la zona anal y un examen rectal digital (con los dedos). Por lo general, su médico también realizará una anoscopia (inserción de un instrumento en forma de tubo en el ano para observar el interior del canal anal) y una sigmoidoscopia (un telescopio corto para examinar el recto y el colon inferior).

    Los métodos más populares de diagnóstico de las enfermedades anales:

    • Colonoscopia
    • Examen rectal digital (DRE)
    • Rayos X del tracto gastrointestinal (GI) inferior (radiografía)
    • Serie gastrointestinal inferior (enema de bario)
    • Examen del área anorrectal y del suelo pélvico

    Prevención

    Puede prevenir las fisuras anales evitando el estreñimiento. Para ello, ablande sus heces añadiendo gradualmente más fibra a su dieta y bebiendo de 6 a 8 vasos de agua al día. Los suplementos de fibra en polvo disponibles en el mercado funcionan bien.

    Aunque no siempre es posible prevenir otros tipos de trastornos anales, puede disminuir el riesgo de padecer estas enfermedades mediante:

    • Utilizando técnicas suaves para limpiar la zona anal
    • Mantener la zona anal seca cambiando la ropa interior con frecuencia y utilizando polvos para absorber la humedad
    • Utilizar siempre un preservativo si se practica el coito anal
    • No introducir nunca ningún objeto extraño en el recto

    Tratamiento

    Un médico debe diagnosticar los cuatro trastornos anales aquí descritos. Una vez realizado el diagnóstico, su tratamiento puede incluir o no la cirugía, dependiendo del trastorno específico. Si la cirugía es necesaria, su médico utilizará cualquier tipo de anestesia que sea apropiada para ayudar a evitar que sienta dolor en esta zona tan sensible.

    • Fisura anal – En el caso de una fisura aguda, su médico puede recomendarle que siga las sugerencias para aliviar el estreñimiento que se describen en la sección de Prevención. También puede indicarle que aplique una pomada medicada en la fisura y que sumerja la zona anal en agua caliente durante 10 o 15 minutos varias veces al día (“baño de asiento). En el caso de las fisuras crónicas, la cirugía puede corregir el problema en más del 90% de los casos.
    • Absceso anal – Un absceso anal debe ser abierto o lanceado por un médico para drenar el pus. Este procedimiento se denomina incisión y drenaje, o I&D. Por lo general, esto se puede hacer como un procedimiento ambulatorio, especialmente si usted es joven y en general saludable, y su absceso está cerca de la abertura anal.
    • Fístula anal – La cirugía para desobstruir el trayecto de la fístula (“fistulotomía”), es la terapia más eficaz. El médico abre el canal infectado y raspa los restos del antiguo absceso anal. La herida se deja abierta para que sane de abajo arriba. Si la fístula está asociada a la enfermedad de Crohn, el tratamiento se dirige a la enfermedad de Crohn con medicamentos antiinflamatorios combinados con un antibiótico.
    • La fístula es una enfermedad que no se puede curar.
    • Hemorroide externa trombosada – Por lo general, esta desaparece lentamente por sí sola. El proceso puede acelerarse tomando un suplemento de fibra para ablandar las heces, así como tomando frecuentes baños de agua caliente. Si la hemorroide es inusualmente dolorosa, el médico puede llevar a cabo una operación limitada bajo anestesia local para eliminar la hemorroide coagulada.

    Los tratamientos van desde recomendaciones de productos de venta libre hasta procedimientos quirúrgicos más invasivos.

    Entre los consejos ambulatorios más comunes que se dan a los pacientes con trastornos menos graves figuran una dieta rica en fibra, la aplicación de una pomada y el aumento de la ingesta de agua. Los procedimientos más graves incluyen la extirpación del tejido afectado, la inyección de toxina botulínica o la apertura quirúrgica del tracto fistuloso en el músculo del esfínter.

Leave a Comment