Cáncer anal

Anal Cancer: Symptoms, Causes and Treatments

El cáncer de ano es un cáncer (tumor maligno) que surge del ano, la apertura distal del tracto gastrointestinal. Es una entidad distinta del cáncer colorrectal, más común.

El cáncer anal suele ser un carcinoma de células escamosas anal que surge cerca de la unión escamocolumnar, a menudo relacionado con la infección por el virus del papiloma humano (VPH). Puede ser queratinizante (basaloide) o no queratinizante (cloacogénico). Otros tipos de cáncer anal son el adenocarcinoma, el linfoma, el sarcoma o el melanoma. A partir de datos recogidos entre 2004 y 2010, la tasa de supervivencia relativa a cinco años en Estados Unidos es del 65,5%, aunque las tasas individuales pueden variar en función del estadio del cáncer en el momento del diagnóstico y de la respuesta al tratamiento.

Signos y síntomas

Los síntomas del cáncer anal pueden incluir dolor o presión en el ano o el recto, un cambio en los hábitos intestinales, un bulto cerca del ano, sangrado rectal, picor o secreción. El sangrado puede ser grave.

Factores de riesgo

  • Virus del papiloma humano: El examen de tejidos tumorales de carcinoma de células escamosas de pacientes de Dinamarca y Suecia mostró que una alta proporción de cánceres anales eran positivos para los tipos de VPH que también se asocian con un alto riesgo de cáncer de cuello uterino. En otro estudio realizado, se detectaron tipos de VPH de alto riesgo, especialmente el VPH-16, en el 84% de las muestras de cáncer anal examinadas. Basándose en el estudio realizado en Dinamarca y Suecia, Parkin estimó que el 90% de los cánceres anales son atribuibles al VPH.
  • Actividad sexual: Tener múltiples parejas sexuales debido al mayor riesgo de exposición al VPH. El coito anal receptivo, ya sea masculino o femenino, multiplica por siete las posibilidades de padecer cáncer anal debido al VPH. Aquellos que practican el coito anal con múltiples parejas tienen 17 veces más probabilidades de desarrollar cáncer anal que los que no lo hacen. Tener relaciones sexuales con múltiples parejas aumenta el riesgo de contraer el VPH.
  • Fumar: Los fumadores actuales tienen varias veces más probabilidades de desarrollar cáncer anal en comparación con los no fumadores. La epidemióloga Janet Daling, Ph.D., miembro de la División de Ciencias de la Salud Pública de Fred Hutchinson, y su equipo descubrieron que el tabaquismo parece desempeñar un papel importante en el desarrollo del cáncer anal que es independiente de otros factores de riesgo conductuales, como la actividad sexual. Más de la mitad de los pacientes con cáncer anal estudiados eran fumadores en el momento del diagnóstico, en comparación con una tasa de tabaquismo de alrededor del 23 por ciento entre los controles. “El tabaquismo actual es un promotor muy importante de la enfermedad”, dijo Daling. “El riesgo se multiplica por cuatro si se es fumador actual, independientemente de si se es hombre o mujer”. Explicaron que se desconoce el mecanismo que subyace al tabaquismo y al desarrollo del cáncer anal, pero los investigadores especulan que el tabaquismo interfiere en un proceso llamado apoptosis, o muerte celular programada, que ayuda a eliminar del organismo las células anormales que podrían volverse cancerosas. Otra posibilidad es que el tabaquismo suprima el sistema inmunitario, lo que puede disminuir la capacidad del organismo para eliminar las infecciones persistentes o las células anormales.
  • Inmunosupresión, que a menudo se asocia a la infección por VIH. Las lesiones anales benignas son una de las principales causas del cáncer.
  • Las lesiones anales benignas.
  • Antecedentes de cánceres de cuello de útero, vagina o vulva.
  • Cloacogénico. El carcinoma cloacogénico es un tumor raro de la región anorrectal que se origina en un remanente persistente de la membrana cloacal del embrión. El tumor representa el 2-3% de los carcinomas anorrectales y se presenta con más del doble de frecuencia en las mujeres.
  • Carcinoma cloacogénico.

Tratamiento del cáncer de ano

Enfermedad localizada

La enfermedad localizada (carcinoma in situ) y la condición precursora, la neoplasia intraepitelial anal (displasia anal o NIA) pueden ser ablacionadas con métodos mínimamente invasivos como la Fotocoagulación Infrarroja.

Anteriormente, el cáncer de ano se trataba con cirugía, y en los estadios tempranos de la enfermedad (es decir, cáncer localizado en el ano sin metástasis en los ganglios linfáticos inguinales), la cirugía suele ser curativa. La dificultad de la cirugía ha sido la necesidad de extirpar el esfínter anal interno y externo, con la incontinencia fecal concomitante. Por esta razón, muchos pacientes con cáncer anal han necesitado colostomías permanentes.

La terapia actual de referencia es la quimioterapia y la radioterapia para reducir la necesidad de una cirugía debilitante. Este enfoque de “modalidad combinada” ha permitido conservar un esfínter anal intacto y, por tanto, mejorar la calidad de vida tras el tratamiento definitivo. Las tasas de supervivencia y curación son excelentes, y muchos pacientes quedan con un esfínter funcional. Algunos pacientes presentan incontinencia fecal tras la combinación de quimioterapia y radiación. Se solía aconsejar la realización de biopsias para documentar la regresión de la enfermedad tras la quimioterapia y la radiación, pero ya no son tan frecuentes. La quimioterapia actual consiste en una infusión continua de 5-FU durante cuatro días con un bolo de mitomicina administrado simultáneamente con la radiación. El 5-FU y el cisplatino se recomiendan para el cáncer anal metastásico.

Enfermedad metastásica o recurrente

Entre el 10 y el 20% de los pacientes tratados por cáncer anal desarrollarán enfermedad metastásica a distancia tras el tratamiento. El cáncer anal metastásico o recurrente es difícil de tratar y suele requerir quimioterapia. La radiación también se emplea para paliar localizaciones específicas de la enfermedad que puedan estar causando síntomas. La quimioterapia utilizada habitualmente es similar a la de otras neoplasias epiteliales de células escamosas, como los análogos del platino, las antraciclinas como la doxorrubicina y los antimetabolitos como el 5-FU y la capecitabina. J.D. Hainsworth desarrolló un protocolo que incluye Taxol y Carboplatino junto con 5-FU. La mediana de supervivencia de los pacientes con metástasis a distancia oscila entre 8 y 34 meses.

¿Qué es el cáncer de ano?

El cáncer anal se produce en el ano, el final del tracto gastrointestinal. El cáncer anal es muy diferente del cáncer colorrectal, que es mucho más frecuente. Las causas, los factores de riesgo, la evolución clínica, el estadio y el tratamiento del cáncer anal son muy diferentes a los del cáncer colorrectal. El cáncer anal es un bulto creado por el crecimiento anormal e incontrolado de células en el ano.

El cáncer anal es muy poco frecuente. Según la Sociedad Americana del Cáncer, se calcula que en 2014 se produjeron 7.270 nuevos casos de cáncer anal en EE.UU. (un aumento respecto a los 5.070 de 2008). De ellos, 4.630 fueron mujeres y 2.640 hombres. Aproximadamente 1.010 personas murieron de cáncer anal en EE.UU. en 2014.

Los informes sugieren que la incidencia de este tipo de cáncer está aumentando. El número de casos de cáncer anal está aumentando en ambos sexos, especialmente entre los hombres estadounidenses, y las tendencias cambiantes en el comportamiento sexual -combinadas con el consumo actual de tabaco y la infección por una cepa específica del virus del papiloma humano- pueden ayudar a explicar el aumento, como explica este artículo.

La mayoría de los pacientes con cáncer anal son diagnosticados a principios de los 60 años. El cáncer anal es más frecuente entre las mujeres, los hombres que practican el coito anal y las personas con sistemas inmunitarios debilitados. Los expertos afirman que el cáncer anal está estrechamente relacionado con algunas cepas del VPH (virus del papiloma humano).

El ano, el canal anal y los carcinomas de células escamosas

¿Qué es el cáncer de ano?El ano se encuentra justo al final del tracto gastrointestinal, es decir, la zona situada justo al final. El canal anal es el conducto que conecta el recto con el exterior del cuerpo. El canal anal está rodeado por el esfínter, un músculo. El esfínter controla los movimientos intestinales mediante su contracción y relajación. En resumen, el ano es la zona exterior mientras que el canal anal es el tubo.

El canal anal está revestido de células escamosas -células planas que parecen escamas de pescado al microscopio-. La mayoría de los cánceres anales se desarrollan a partir de estas células escamosas. Estos cánceres se conocen como carcinomas de células escamosas.

El punto en el que el canal anal se une al recto se denomina zona de transición. La zona de transición tiene células escamosas y células glandulares, que producen mucosidad para facilitar el paso de las heces por el ano. El adenocarcinoma (tipo de cáncer) del ano puede desarrollarse a partir de estas células glandulares. Sin embargo, los carcinomas de células escamosas constituyen la gran mayoría de los cánceres anales.

Síntomas del cáncer anal

Los síntomas más comunes del cáncer de ano pueden ser:

  • Síntomas del cáncer analSangrado rectal – el paciente puede notar sangre en las heces o en el papel higiénico.
  • Dolor en la zona anal.
  • Bultos alrededor del ano. A menudo se confunden con las almorranas (hemorroides).
  • Secreción de mucosidad en el ano.
  • Secreción de moco por el ano.
  • Secreción gelatinosa por el ano.
  • Picores anales.
  • Cambio en las deposiciones. Esto puede incluir diarrea, estreñimiento, o adelgazamiento de las heces.
  • Incontinencia fecal.
  • Incontinencia fecal (problemas para controlar las deposiciones).
  • Bloqueo.
  • Las mujeres pueden experimentar dolor en la parte baja de la espalda, ya que el tumor ejerce presión sobre la vagina.
  • Las mujeres pueden experimentar sequedad vaginal.

Causas del cáncer anal

Los expertos no pueden decir de forma exhaustiva qué causa el cáncer anal. Sin embargo, se consideran los siguientes como posibles factores de riesgo:

  • VPH (virus del papiloma humano): algunos tipos de VPH están estrechamente relacionados con el cáncer anal. Aproximadamente el 80% de los pacientes con cáncer anal están infectados en la zona anal con un VPH.
  • Número de parejas sexuales – esto también está relacionado con el VPH. Cuantas más parejas sexuales tenga (o haya tenido) una persona, mayores son las posibilidades de estar infectada por el VPH, lo que está estrechamente relacionado con el riesgo de cáncer anal.
  • Cexo anal receptivo – tanto los hombres como las mujeres que reciben sexo anal tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer anal. Los hombres seropositivos que mantienen relaciones sexuales con otros hombres tienen hasta 90 veces más probabilidades de desarrollar cáncer anal que la población general, según reveló este estudio. Los hombres seropositivos que mantienen relaciones sexuales con otros hombres tienen hasta 90 veces más probabilidades de desarrollar cáncer anal que la población general.
  • Otros cánceres: las mujeres que han padecido cáncer vaginal o de cuello de útero y los hombres que han padecido cáncer de pene tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer anal. Esto también está relacionado con la infección por el VPH.
  • Edad – cuanto mayor es una persona, mayor es su riesgo de desarrollar cáncer anal. De hecho, este es el caso de la mayoría de los cánceres. Las personas de edad avanzada tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer anal.
  • Sistema inmunitario debilitado – las personas con un sistema inmunitario debilitado tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer anal. Esto puede incluir a las personas con VIH/SIDA, a los pacientes que se han sometido a trasplantes y a los que están tomando medicamentos inmunosupresores.
  • Fumar – los fumadores tienen una probabilidad significativamente mayor de desarrollar cáncer anal en comparación con los no fumadores. De hecho, el tabaquismo aumenta el riesgo de desarrollar varios tipos de cáncer. Por lo tanto, el tabaquismo es una de las principales causas de cáncer anal.
  • Lesiones anales benignasEnfermedad del intestino irritable, hemorroides, fístulas o cicatrices. La inflamación resultante de las lesiones anales benignas puede aumentar el riesgo de que una persona desarrolle un cáncer anal. La inflamación resultante de las lesiones anales benignas puede aumentar el riesgo de que una persona desarrolle un cáncer anal.

Diagnóstico del cáncer de ano

La primera persona a la que hay que acudir será probablemente un médico de cabecera (médico generalista, médico de atención primaria). El médico de cabecera preguntará al paciente por sus síntomas y le hará un examen. El médico también necesitará conocer el historial médico del paciente. A continuación, el paciente será remitido a un cirujano colorrectal, que es un médico especializado en enfermedades intestinales. Los cirujanos colorrectales se denominan a veces proctólogos. El especialista puede realizar las siguientes pruebas:

Un examen rectal

Esto puede ser un poco incómodo, pero no es doloroso. Se puede utilizar un proctoscopio o sigmoidoscopio, un instrumento que permite al médico examinar la zona con más detalle. En algunos países este aparato se llama anoscopio, y el procedimiento “anoscopia”. El examen determinará si el paciente necesita una biopsia.

Una biopsia

Se toma una pequeña muestra de tejido de la zona anal y se envía al laboratorio para su análisis. El tejido se examinará con un microscopio.

Si se detecta tejido canceroso tras la biopsia, el paciente necesitará más pruebas para saber lo avanzado (grande) que está el cáncer y si se ha extendido o no. Se pueden realizar las siguientes pruebas:

  • TC (tomografía computarizada): se utilizan rayos X para crear una imagen tridimensional de la zona objetivo.
  • Resonancia magnética: los imanes y las ondas de radio producen imágenes bidimensionales y tridimensionales de la zona objetivo.
  • Exploración por ultrasonidos – se utilizan ondas sonoras para crear una imagen de la zona objetivo. Esto podría hacerse internamente con un rectalultrasonido: el instrumento se introduce en el ano antes de que comience la exploración.

Tratamientos para el cáncer de ano

Tratamientos para el cáncer de anoEl tratamiento para el cáncer de ano dependerá de varios factores, como el tamaño del tumor, si se ha extendido o no, dónde está y la salud general del paciente. Si el tumor es pequeño se puede extirpar quirúrgicamente y listo.

Cirugía

El tipo de cirugía que requerirá un paciente depende del tamaño y la posición del tumor.

Resección

En ella se extirpa un tumor pequeño y parte del tejido circundante. Este tipo de cirugía sólo puede llevarse a cabo si no se sacrifica el esfínter anal. Los pacientes que se someten a una resección no ven afectada su capacidad de defecar.

Resección abdominoperineal

Se extirpan quirúrgicamente el ano, el recto y una sección del intestino. El paciente necesitará una colostomía: el extremo del intestino se saca a la piel en la superficie del abdomen. Se coloca una bolsa sobre el estoma -la abertura del intestino- y se recogen las deposiciones (heces) fuera del cuerpo del paciente. Aunque parezca chocante, las personas con colostomías pueden llevar una vida normal, hacer deporte y tener una vida sexual activa.

Quimioterapia y radioterapia

En la mayoría de los casos, es probable que el paciente tenga que someterse a quimioterapia y/o radioterapia.

La radioterapia combinada con tratamientos de quimioterapia (quimiorradiación) se utiliza habitualmente para destruir las células cancerosas del ano. Los tratamientos se administran de forma simultánea o consecutiva. Este enfoque de terapia combinada ha dado lugar a un porcentaje mucho mayor de pacientes con un esfínter anal intacto: las tasas de supervivencia y curación son buenas.

La quimioterapia utiliza fármacos citotóxicos (antineoplásicos): los fármacos citotóxicos impiden que las células cancerosas se dividan. Se administran por inyección o por vía oral.

La radioterapia utiliza rayos de alta energía que destruyen las células cancerosas. Puede administrarse mediante un haz externo o interno (braquiterapia).

La radioterapia tiene efectos secundarios, al igual que la quimioterapia. Cuando el tratamiento es combinado, los efectos secundarios pueden ser más agudos. Los efectos secundarios pueden incluir:

  • Diarrea
  • Estreñimiento
  • Dolor y ampollas alrededor de la zona objetivo (ano)
  • Una mayor susceptibilidad a las infecciones durante el tratamiento
  • Bajo recuento de glóbulos blancos (lo que aumenta el riesgo de infección)
  • Fatiga
  • Pérdida de apetito
  • Náuseas o vómitos
  • Úlceras en la boca
  • Dolor de boca
  • Pérdida de cabello
  • Estrechamiento y sequedad de la vagina
  • Anemia (recuento bajo de glóbulos rojos)
  • Conteo de plaquetas bajo que aumenta el riesgo de hematomas o hemorragias
  • Piel seca
  • Erupciones cutáneas
  • Problemas musculares y nerviosos
  • Tos excesiva, a veces dificultades respiratorias
  • Problemas de fertilidad

Prevención del cáncer de ano

Aunque el cáncer de ano ya es muy raro, hay algunas recomendaciones que pueden ayudar a reducir aún más el riesgo. Estas incluyen:

  • Reducir las posibilidades de infectarse con el VPH
  • Utilizar preservativos cuando tenga relaciones sexuales
  • Limitar el número de parejas sexuales
  • Absténgase de mantener relaciones sexuales anales
  • Deje de fumar

Cáncer de ano: síntomas y causas

Los signos y síntomas del cáncer anal incluyen:

  • Sangrado por el ano o el recto
  • Dolor en la zona del ano
  • Una masa o crecimiento en el canal anal
  • Picor en el ano

Cuándo acudir al médico

Hable con su médico sobre cualquier signo o síntoma que le moleste, especialmente si tiene algún factor que aumente el riesgo de cáncer anal.

Causas

El cáncer anal se forma cuando una mutación genética convierte las células normales y sanas en células anormales. Las células sanas crecen y se multiplican a un ritmo determinado y acaban muriendo en un momento determinado. Las células anormales crecen y se multiplican sin control, y no mueren. Las células anormales que se acumulan forman una masa (tumor). Las células cancerosas invaden los tejidos cercanos y pueden separarse de un tumor inicial para extenderse a otras partes del cuerpo (metástasis).

El cáncer anal está estrechamente relacionado con una infección de transmisión sexual llamada virus del papiloma humano (VPH). En la mayoría de los cánceres anales se detectan indicios del VPH. Se cree que el VPH es la causa más común de los cánceres anales.

Factores de riesgo

Se ha comprobado que hay varios factores que aumentan el riesgo de cáncer anal, entre ellos

  • Mayor edad. La mayoría de los casos de cáncer anal se dan en personas de 50 años o más. Porcentaje de riesgo de cáncer anal.
  • Muchas parejas sexuales. Las personas que tienen muchas parejas sexuales a lo largo de su vida tienen un mayor riesgo de padecer cáncer anal. Las personas que tienen muchas parejas sexuales a lo largo de su vida tienen un mayor riesgo de padecer cáncer anal.
  • Sexo anal. Las personas que practican sexo anal tienen un mayor riesgo de padecer cáncer anal.
  • Fumar. Fumar cigarrillos puede aumentar el riesgo de padecer cáncer de ano. Las personas que practican sexo anal tienen un mayor riesgo de padecer cáncer de ano.
  • Historia de cáncer. Aquellas personas que han tenido cáncer de cuello de útero, vulva o vagina tienen un mayor riesgo de padecer cáncer anal.
  • Virus del papiloma humano (VPH). La infección por VPH aumenta el riesgo de padecer varios tipos de cáncer, entre ellos el cáncer anal y el cáncer de cuello de útero. La infección por el VPH es una infección de transmisión sexual que también puede causar verrugas genitales. Los virus del papiloma humano (VPH) son una infección que se transmite por vía sexual.
  • Fármacos o condiciones que suprimen su sistema inmunológico. Las personas que toman fármacos para suprimir su sistema inmunológico (fármacos inmunosupresores), incluidas las personas que han recibido trasplantes de órganos, pueden tener un mayor riesgo de cáncer anal. El VIH -el virus que causa el sida- suprime el sistema inmunitario y aumenta el riesgo de cáncer anal. La infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) es una de las principales causas del cáncer anal.

Complicaciones

El cáncer anal rara vez se extiende (hace metástasis) a partes distantes del cuerpo. Sólo un pequeño porcentaje de los tumores se encuentran diseminados, pero los que lo hacen son especialmente difíciles de tratar. El cáncer anal que hace metástasis se extiende con mayor frecuencia al hígado y a los pulmones.

Diagnóstico

Las pruebas y procedimientos utilizados para diagnosticar el cáncer anal incluyen:

  • Examinar el canal anal y el recto en busca de anomalías. Durante un examen rectal digital, el médico introduce un dedo enguantado y lubricado en el recto. Él o ella siente para cualquier cosa inusual, como crecimientos.
  • Inspección visual del canal anal y del recto. El médico puede utilizar un tubo corto con luz (anoscopio) para inspeccionar el canal anal y el recto en busca de algo inusual. El examen rectal digital es un examen que se lleva a cabo en el recto.
  • Toma de imágenes de ondas sonoras (ultrasonido) de su canal anal. Para crear una imagen de su canal anal, su médico inserta una sonda, similar a un termómetro grueso, en su canal anal y recto. La sonda emite ondas sonoras de alta energía, denominadas ondas de ultrasonido, que rebotan en los tejidos y órganos del cuerpo para crear una imagen. El médico evalúa la imagen para buscar cualquier cosa anormal.
  • Extracción de una muestra de tejido para pruebas de laboratorio. Si su médico descubre alguna zona inusual, puede tomar pequeñas muestras de tejido afectado (biopsia) y enviarlas a un laboratorio para su análisis. Al observar las células bajo un microscopio, los médicos pueden determinar si las células son cancerosas.
  • Por lo tanto, es posible que el médico pueda realizar una biopsia.

Estadística

Una vez que se confirma que tienes cáncer de ano, tu médico trabaja para determinar el tamaño del cáncer y si se ha extendido, un proceso llamado estadificación. La determinación del estadio de su cáncer ayuda a su médico a determinar el mejor enfoque para tratar su cáncer.

Las pruebas y procedimientos utilizados en la estadificación de su cáncer pueden incluir:

  • Tomografía computarizada (TC)
  • Imagen por resonancia magnética (IRM)
  • Tomografía por emisión de positrones (PET)

Su médico utiliza la información de los procedimientos para asignar a su cáncer un estadio. Los estadios del cáncer de ano son:

  • Estadio I. El cáncer anal mide 2 centímetros (aproximadamente 3/4 de pulgada) o menos, es decir, el tamaño de un cacahuete o más pequeño.
  • Etapa II. El cáncer de ano es mayor de 2 centímetros (aproximadamente 3/4 de pulgada), pero no se ha extendido más allá del canal anal.
  • Estadio III. El cáncer de ano es de cualquier tamaño y se ha extendido a los ganglios linfáticos cercanos al recto o a zonas cercanas, como la vejiga, la uretra o la vagina.
  • Estadio IIIA. El cáncer de ano es de cualquier tamaño y se ha extendido a zonas cercanas y a los ganglios linfáticos, o se ha extendido a otros ganglios linfáticos de la pelvis. Se trata de un cáncer que se ha extendido a zonas cercanas y a los ganglios linfáticos.
  • Estadio IV. El cáncer de ano se ha extendido a partes del cuerpo alejadas de la pelvis.

Tratamiento del cáncer de ano

El tratamiento que reciba para el cáncer de ano depende del estadio de su cáncer, de su salud general y de sus propias preferencias.

Quimioterapia y radiación combinadas

Los médicos suelen tratar el cáncer anal con una combinación de quimioterapia y radiación. Combinados, estos dos tratamientos se potencian mutuamente y mejoran las posibilidades de curación.

  • Quimioterapia. Los medicamentos de quimioterapia se inyectan en una vena o se toman en forma de pastillas. Las sustancias químicas se desplazan por todo el cuerpo y matan las células de crecimiento rápido, como las cancerosas. Por desgracia, también dañan las células sanas que crecen rápidamente, como las del tracto gastrointestinal y los folículos pilosos. Esto provoca efectos secundarios como náuseas, vómitos y pérdida de pelo.
  • Radioterapia. La radioterapia utiliza haces de alta potencia, como rayos X y protones, para eliminar las células cancerosas. Durante la radioterapia, usted se coloca en una mesa y una gran máquina se mueve a su alrededor, dirigiendo los haces de radiación a zonas específicas de su cuerpo para atacar el cáncer.La radiación puede dañar el tejido sano cerca de donde se dirigen los haces. Los efectos secundarios pueden incluir el enrojecimiento de la piel y las llagas en el ano y alrededor de él, así como el endurecimiento y la reducción del canal anal.
  • La radiación puede dañar el tejido sano cerca de donde se dirigen los haces.

Normalmente se somete a la radioterapia para el cáncer anal durante cinco o seis semanas. La quimioterapia suele administrarse durante la primera semana y la quinta. Su médico adapta el programa de tratamiento en función de las características de su cáncer y de su estado de salud general.

Aunque la combinación de quimioterapia y radioterapia aumenta la eficacia de los dos tratamientos, también hace más probables los efectos secundarios. Hable con su médico sobre los efectos secundarios que puede esperar.

Cirugía

Los médicos suelen utilizar diferentes procedimientos para extirpar el cáncer de ano en función del estadio del mismo:

  • Cirugía para extirpar los cánceres anales en fase inicial. Los cánceres anales muy pequeños pueden extirparse mediante cirugía. Durante este procedimiento, el cirujano extirpa el tumor y una pequeña cantidad de tejido sano que lo rodea.Debido a que los tumores son pequeños, los cánceres en etapa temprana a veces pueden ser extirpados sin dañar los músculos del esfínter anal que rodean el canal anal. Los músculos del esfínter anal controlan los movimientos intestinales, por lo que los médicos trabajan para mantener los músculos intactos.Dependiendo de su cáncer, su médico también puede recomendar la quimioterapia y la radiación después de la cirugía.
  • Cirugía para cánceres anales en fase avanzada o cánceres anales que no han respondido a otros tratamientos. Si su cáncer no ha respondido a la quimioterapia y la radiación, o si su cáncer está avanzado, su médico puede recomendar una operación más extensa llamada resección abdominoperineal, que a veces se denomina resección AP. Durante esta intervención, el cirujano extirpa el canal anal, el recto y una parte del colon. A continuación, el cirujano une la parte restante del colon a una abertura (estoma) en el abdomen a través de la cual los residuos saldrán del cuerpo y se acumularán en una bolsa de colostomía.

Cuidados de apoyo (paliativos)

Los cuidados paliativos son cuidados médicos especializados que se centran en proporcionar alivio del dolor y otros síntomas de una enfermedad grave. Los especialistas en cuidados paliativos trabajan con usted, su familia y sus otros médicos para proporcionar una capa adicional de apoyo que complementa su atención continua. Los cuidados paliativos pueden utilizarse mientras se realizan otros tratamientos agresivos, como la cirugía, la quimioterapia o la radioterapia.

Cuando los cuidados paliativos se utilizan junto con todos los demás tratamientos adecuados, las personas con cáncer pueden sentirse mejor y vivir más tiempo.

Los cuidados paliativos los proporciona un equipo de médicos, enfermeras y otros profesionales especialmente formados. El objetivo de los equipos de cuidados paliativos es mejorar la calidad de vida de los enfermos de cáncer y sus familias. Esta forma de atención se ofrece junto con los tratamientos curativos o de otro tipo que pueda estar recibiendo.

Medicina alternativa

Los tratamientos de medicina alternativa no pueden curar el cáncer anal. Pero algunos tratamientos de medicina alternativa pueden ayudarle a sobrellevar los efectos secundarios del tratamiento del cáncer. Su médico puede tratar muchos efectos secundarios, pero a veces los medicamentos no son suficientes. Los tratamientos alternativos pueden complementar los tratamientos de su médico y pueden ofrecer una comodidad adicional.

Las opciones para los efectos secundarios comunes incluyen:

  • Ansiedad – masaje, meditación, hipnosis, musicoterapia, ejercicio o técnicas de relajación
  • Fatiga – ejercicio suave o tai chi
  • Náuseas – acupuntura, hipnosis o musicoterapia
  • Dolor – acupuntura, masaje, musicoterapia o hipnosis
  • Problemas de sueño – yoga o técnicas de relajación

Aunque estas opciones suelen ser seguras, hable primero con su médico para asegurarse de que las opciones de medicina alternativa no interferirán con su tratamiento del cáncer.

Leave a Comment